No destruyas tu carrera de escritor


Stephen Covey, el educador motivacional que escribió “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, dice: “La confianza es la forma más alta de motivación humana”.

Como escritores, la confianza es su mayor activo. Su reputación es simplemente una representación de nuestra confianza y autoridad.

Desafortunadamente, no hay manera más fácil de traicionar esa confianza que cometiendo plagio.

Si bien la mayoría de la gente piensa que evitar el plagio es simple, es un poco más matizado. Ocasionalmente, el plagio surge accidentalmente, por ejemplo, a través de citas inapropiadas u olvido de agregar un enlace apropiado.

Además, el plagio no es solo una preocupación de la academia, sino que también puede ser un problema importante para cualquier tipo de escritura, incluida la escritura de blogs, el periodismo, la copia de ventas e incluso la escritura técnica o médica de autores que originaron una idea.

Esta guía proporcionará estrategias prácticas para evitar el plagio y definirá lo que constituye un plagio real.

¿Qué es el plagio y cuándo no es plagio?

Merriam-Webster proporciona una forma más formal definición. Podemos definir el plagio como el acto deliberado de copiar las ideas propias y hacerlas pasar por propias.

Sin embargo, es importante distinguir qué constituye plagio y qué no.

El préstamo de ideas propias o incluso la elucidación de las mismas no implica necesariamente plagio si el escrito es original o si se cita su fuente.

Por ejemplo, si escribo un breve blog sobre el fundamentos del seo en mis propias palabras, no tengo que dar crédito o citar a quien fuera la primera persona en acuñar el término SEO para evitar el plagio.

En cualquier campo, el intercambio de ideas es esencial para el desarrollo de su base de conocimientos.

Por ejemplo, podemos ver la influencia de Schopenhauer sobre las primeras ideas de Nietzche sin que este último tenga que citar necesariamente al primero.

Además, cualquier cosa considerada de conocimiento común no sería plagio. Si digo que Joe Biden es el presidente de los Estados Unidos, no necesito citar una fuente.

Además, decir modismos, como «cruzar el Rubicón», no requiere que uno busque a Caesar.

Sin embargo, el contenido escrito casi palabra por palabra de lo que otra persona ha escrito sin la debida cita constituye plagio. Entonces, si alguien copiara y pegara esa última oración en un blog, sería un plagio deliberado.

Además, incluso si se cambia la redacción de un mensaje, pero sus ideas y mensaje son casi textuales lo que otra persona ha escrito, esto podría calificar como plagio.

Por qué el plagio es malo

Casi no hace falta decir que «el plagio es malo» es una perogrullada común en nuestra sociedad y requiere poca explicación adicional.

Sin embargo, existen razones tanto prácticas como éticas por las que el plagio es malo y deben reforzarse:

  • Es una forma de robo intelectual.
  • Compromete la integridad y la reputación del escritor.
  • Ignorar el plagio sienta un mal precedente para todas las artes y ciencias.
  • El plagio embota tus habilidades de escritura y te convierte en un escritor perezoso.
  • No se siente bien cuando te pasa a ti.

Dicho esto, no creo que la mayoría de los casos de plagio surjan de algún acto malévolo, sino más bien de la ignorancia o la prisa.

Fuentes comunes de plagio

El plagio se puede prevenir fácilmente utilizando herramientas modernas y planificando con anticipación. Por ejemplo, muchos estudiantes académicos plagian porque posponen las tareas o no saben cómo citar las cosas correctamente.

Algunas fuentes comunes de plagio incluyen:

  • Robo deliberado.
  • Citas citadas incorrectamente.
  • Investigación mal parafraseada.
  • Usar un hipervínculo roto para citar algo.
  • No entender que algo no es de conocimiento común.
  • Reutilizar trabajos anteriores propios sin darse cuenta o sin citarlos correctamente.

Para ayudarlo a evitar el plagio, describí siete consejos prácticos para adoptar en su proceso de escritura para garantizar que su escritura permanezca limpia.

1. Tome notas al citar otras fuentes

Si eres como yo, probablemente abras una docena de pestañas para investigar un tema justo antes de escribir palabras.

En muchos casos, el plagio puede ser el resultado de simplemente olvidar citar algo que puedes haber publicado en un borrador o escrito sin darte cuenta.

Por eso es importante hacer un seguimiento adecuado de todas las fuentes que cita, especialmente si usa citas directas en su artículo o necesita citar una estadística o un punto de investigación.

Realice un seguimiento de las cosas que obtiene agregando comentarios, resaltando o creando hipervínculos a cualquier material que obtenga de otras personas.

En caso de duda, si no está seguro de que algo requiera una fuente, agregue un hipervínculo o una cita para estar seguro.

Desde una perspectiva de SEO, la vinculación a sitios autorizados de terceros se considera una buena práctica, independientemente.

2. Agregar citas o enlaces en el texto

A continuación, debemos averiguar cómo citará las fuentes que incluye en su documento.

Por ahora, gran parte de la academia requiere citas APA, lo que significa que deberá agregar un pie de página después de cualquier cita de su fuente o una cita entre paréntesis, como (Lieback, 2023).

Para campos fuera de la academia, insertar un hipervínculo sobre una parte del texto de anclaje relacionado con la fuente puede ser una cita fácil.

Por ejemplo, si estuviera citando Zeus como el perro más grande del mundo, según CNN, podría haber usado «Zeus», «CNN» o «el perro más grande del mundo» como texto de anclaje para el enlace de origen.

Finalmente, agregar citas y mencionar el nombre del autor o de la fuente también puede ser una forma adecuada de cita en campos más informales fuera de la academia.

Por ejemplo, citar a Steve Jobs diciendo: «Manténgase hambriento, manténgase tonto» es adecuado sin vincular o crear una cita formal.

3. Parafrasear información con ideas originales

Si no está copiando las ideas de alguien palabra por palabra, es probable que no necesite buscarlas, especialmente para la escritura más informal.

Idealmente, animo a mis escritores a intentar y parafrasear ideas pero presentándolas bajo una nueva luz. Utilice las ideas que recopile de su investigación para respaldar sus propias ideas y conclusiones, que deben extraerse de forma independiente una vez que se hayan recopilado todos los datos.

Esto no solo asegura que tu escritura sea limpia, sino que también te convierte en un pensador más crítico.

Uno tiene que preguntarse, ¿de qué sirve escribir sobre las ideas de otra persona si no vas a ofrecer una nueva perspectiva?

Utilice la información que parafrasea como información, no evangelio, para asegurarse de evitar siempre el plagio.

4. Realice una revisión y edición rigurosas

La forma más sencilla de evitar el plagio es detectarlo antes de publicar un artículo. Tomarse el tiempo para editar su artículo y sus citas asegurará que su artículo permanezca pulcro y no esté en peligro de violaciones éticas.

Nuevamente, verifique si el escrito es original y si el escritor derivó sus conclusiones de forma independiente. Esto también te hará un mejor editor.

5. Use un verificador de plagio como Grammarly

Las herramientas de plagio son increíblemente útiles para detectar errores que los humanos no pueden percibir.

En el siguiente ejemplo, copié y pegué un fragmento de texto de una publicación reciente en el sitio web de la SEJ, y la herramienta me dijo que el texto estaba 100% plagiado e incluso me dio el enlace de la fuente.

Comprobación de plagio gramaticalCaptura de pantalla de Grammarly, enero de 2023

Estas herramientas son excelentes para citar cualquier investigación en Internet, pero es posible que no sean efectivas contra cosas citadas de libros, archivos PDF, libros electrónicos o cualquier cosa que no esté disponible en un índice de Internet.

6. Planifique con anticipación

Evitar la procrastinación asegurará que tengas el tiempo adecuado para revisar las piezas y redactar tus esquemas en consecuencia.

Esto le permite realizar un seguimiento de todas sus fuentes, encontrar cómo citarlas correctamente y ayudarlo a evitar otros errores.

7. Comprométete a presentar ideas originales

Finalmente, este punto habla de la ética de por qué escribimos.

Al decidir ser un escritor y pensador independiente, nunca tendrá que preocuparse por el plagio. Lo más importante es que tendrás mucho más éxito gracias a ello.

Evitar el plagio no es necesariamente complicado, pero requiere disciplina y una planificación adecuada.

Más recursos:


Imagen destacada: GoodStudio/Shutterstock





Consultar el artículo en la publicación original

No destruyas tu carrera de escritor
A %d blogueros les gusta esto: