Mapas para mejorar las estimaciones de biomasa forestal


Aplicaciones

17/03/2021
398 puntos de vista
11 gustos

Las fluctuaciones en la biomasa rica en carbono contenida en los bosques del mundo pueden contribuir al cambio climático o ralentizarlo. Se establece una serie de nuevos mapas de biomasa aérea, generados mediante observaciones espaciales, para ayudarnos a comprender el ciclo del carbono global y respaldar la gestión forestal, la reducción de emisiones y los objetivos de la política de desarrollo sostenible.

La biomasa aérea se refiere al tallo, la corteza, las ramas y las ramitas de los componentes leñosos de la vegetación. A medida que la fotosíntesis extrae dióxido de carbono de la atmósfera, almacena carbono en la vegetación en una cantidad comparable a la del carbono atmosférico. La vegetación tiene el potencial de secuestrar más carbono en el futuro o de contribuir como una fuente aún mayor.

La biomasa de la vegetación es una variable ecológica crucial para comprender la evolución y los posibles cambios futuros del sistema climático, a escala local, regional e incluso global. Por esta razón, es reconocido por el Sistema Global de Observación del Clima (SMOC) como una de las 54 Variables Climáticas Esenciales utilizadas para caracterizar el clima.

Nuevos mapas, generados por un equipo de investigación que trabaja como parte de Iniciativa de cambio climático de la ESA, proporcionan una vista global de la distribución de la biomasa aérea y la densidad espacial durante tres años separados: 2010, 2017 y 2018. Los mapas se derivan de una combinación de datos, según el año, de la Misión Copernicus Sentinel-1, Instrumento ASAR de Envisat y Satélite avanzado de observación terrestre de JAXA (ALOS-1 y ALOS-2), junto con información adicional de fuentes de observación de la Tierra.

Los datos de observación de la Tierra se utilizan habitualmente para validar la precisión o identificar sesgos en los modelos climáticos. Los nuevos mapas, proporcionados con una resolución de 100 m, han recortado las estimaciones de incertidumbre y ayudarán a restringir aún más los modelos.

Fundamentalmente, y de acuerdo con el cabecilla científico del equipo, Shaun Quegan, los nuevos mapas capturan los niveles más altos de biomasa en áreas de bosques de alta densidad, como en los trópicos, debido a importantes mejoras en el algoritmo.

Mediante el uso de una metodología de recuperación coherente a nivel mundial, la llegada de mapas de biomasa de varios años acerca la posibilidad de monitorear el cambio un camino más a la realidad. Sin embargo, los usuarios actualmente no se animan a cuantificar los cambios de biomasa simplemente restando los mapas actuales, ya que el procedimiento de recuperación aún se está ajustando para tener en cuenta las diferentes observaciones de misión y sensor utilizadas en su generación.

Biomasa aérea en Italia

El equipo está desarrollando actualmente un mapa para 2020 al mismo tiempo que aborda la consistencia temporal entre los diferentes años, con la integración de flujos de datos de baja resolución geométrica adicionales bajo consideración, a saber, profundidad óptica de vegetación de banda L de Satélite de humedad del suelo y salinidad de los océanos (SMOS) de la ESA y datos del dispersómetro del ASCAT a bordo de los satélites Metop de Eumetsat.

Shaun Quegan explica: «Se anticipa que la combinación de estos nuevos datos aumentará la consistencia de estos mapas de alta resolución y dará un paso más hacia el seguimiento de los cambios y la estimación directa de las ganancias y pérdidas brutas de biomasa aérea a escala». También se están investigando enfoques alternativos para corregir el sesgo.

Biomasa aérea en el Reino Unido

Con una década de estimaciones de biomasa global en el horizonte, los mapas están diseñados para permitir a los científicos realizar análisis de tendencias, permitiendo, por ejemplo, comprender mejor el impacto de fenómenos climáticos regionales como El Niño en la dinámica de la biomasa.

Significativamente, la capacidad de rastrear el cambio de biomasa global está establecida para respaldar la política global y nacional dirigida a cumplir con los compromisos de reducción de emisiones para limitar el calentamiento global. Las estimaciones de biomasa brindan un apoyo fundamental tanto para la presentación de informes de emisiones nacionales de efecto invernadero en el marco del Acuerdo de París como para la gestión forestal a través de la iniciativa de las Naciones Unidas para la reducción de emisiones por deforestación y degradación-plus (REDD +).

El seguimiento del cambio de biomasa también se está volviendo cada vez más importante a medida que los gobiernos nacionales trabajan para informar para el Balance global, un aspecto del acuerdo climático global de París, que verificará periódicamente el progreso internacional hacia el cumplimiento de los compromisos de reducción de emisiones para limitar el calentamiento global.



Publicación original

Mapas para mejorar las estimaciones de biomasa forestal
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: