Manresa presenta la aplicación en la ciudad de la nueva normativa estatal de límite de velocidad a 30 km / h, que entra en vigor el próximo martes


  • Los objetivos principales de «Ciudades a 30» son la mejora de la seguridad de los peatones y reducir la accidentalidad y la gravedad de las lesiones, mejorar la coexistencia con otros modos de movilidad más sostenible, mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación acústica.

  • En una primera fase, a partir de la próxima semana, se retiró la señalización contradictoria y se señalizarán las calles a 30 km / h con señalización vertical. Las travesías, como carretera de Viladordis hasta la C-55, Subida Roja, carretera de Igualada y el PI de Bufalvent, se mantienen a 50 km / h.

imagen

El concejal de Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Manresa, David Aaron López Martí, ha presentado hoy la aplicación en la ciudad de la nueva normativa de tráfico que reducirá la velocidad máxima a 30 km / h en la mayor parte de las calles de la ciudad de Manresa, y que entrará en vigor el próximo martes, 11 de mayo.

La nueva normativa se aplica en cumplimiento del artículo 50 del real decreto 970/2020, aprobado el 10 de diciembre de 2020, que fija los nuevos límites de velocidad en vías urbanas y travesías en todo el Estado. Este real decreto fija a las vías en las que disponen de plataforma única de calzada y margen la velocidad máxima a 20 km / h, en las vías de un único carril por sentido de circulación la velocidad máxima a 30 km / hy en vías de dos carriles o más por sentido de circulación a 50 km / h.

El límite genérico para las travesías (vías de entrada a los municipios o que en algunos casos las creen) queda fijado a 50 km / h.

También establece que estas velocidades genéricas podrán ser rebajadas previa señalización específica por la autoridad municipal y de acuerdo con el titular de la vía, en su caso.

Los objetivos de esta medida, que se aplica a partir del día 11 de mayo en todos los municipios del Estado (independientemente de la población) son en primer lugar la reducción de la siniestralidad vial, especialmente en los colectivos vulnerables , dado que los últimos años se ha reducido el número de accidentes en las carreteras, pero no ha sido así en las vías urbanas, donde en los accidentes se ven implicados en muchos casos personas vulnerables (peatones, motocicletas, bicicletas, …) y por tanto las consecuencias de un accidente son más graves a una velocidad alta o moderada.

El segundo objetivo es mejorar la coexistencia con los modos de movilidad más sostenibles y con velocidad más homogénea como el bus, los vehículos de movilidad personal y las bicicletas. Al reducir la velocidad, estos vehículos (que deben ir por la misma calzada que los coches) tendrán más seguridad en sus desplazamientos y por tanto se verán más cómodos y seguros yendo por las calzadas y no por las aceras, que son los peatones.

El tercer objetivo es reducir el impacto negativo en la calidad del aire de las ciudades. A menos velocidad, la circulación es más homogénea y los vehículos emiten menos contaminantes a la atmósfera.

El cuarto objetivo es la reducción del ruido. También se ha comprobado en diversos estudios realizados a menor velocidad la reducción del efecto del ruido de los vehículos se reduce considerablemente.

Todos estos factores conducen a hacer una ciudad más amable y más segura.

Se aplicará el límite de 30 km / ha toda la ciudad, excepto en las travesías

Para aplicar esta normativa en Manresa se ha realizado un estudio, que concluye que en Manresa hay muy pocos viales que quedarían según la normativa estatal a 50 km / h (avenida Universitaria, San Cristóbal, carretera del Pont de Vilomara, avenida de los Dolores …). En estos viales los últimos años ya se han tomado medidas de reducción de velocidad, dado que son calles con itinerarios escolares y de camino de muchos peatones, que elevadas velocidades generan sensación de inseguridad en estos. Por este motivo y para dar un criterio de homogeneidad y facilidad en el seguimiento de la nueva normativa, se propone aplicar el límite de 30 km / ha toda la ciudad.

Este proyecto se ha aprobado internamente a través de la ponencia de Movilidad y se ha llevado a debatir en el Consejo de Movilidad (órgano participativo de la ciudad en materia de movilidad) donde se coincide en que es una medida que hay que implantar y que el hecho de aplicarla a toda la ciudad hará más sencillo su cumplimiento progresivamente y más eficaz respecto a los objetivos planteados.

En una primera fase, a partir de la próxima semana, se retiró la señalización contradictoria y se señalizarán las calles a 30 km / h con señalización vertical. Las travesías, como carretera de Viladordis hasta la C-55, Subida Roja, carretera de Igualada y el PI de Bufalvent, se mantienen a 50 km / h.

En una segunda fase se harán pictogramas de 30 a las calzadas, en los inicios de la limitación de velocidad a 30 km / hy otras de recordatorio en el interior de la ciudad.

Estas medidas iniciales se irán completando con otras medidas que se irán implantando en el transcurso del año como son campañas informativas y de sensibilización, incremento de los radares pedagógicos implantados en la ciudad y una transformación progresiva del espacio público.

Las medidas de transformación del espacio público que se irán realizando a fin de hacer más efectiva la reducción de velocidad son modificaciones del trazado en alzado (elementos reductores de velocidad en zonas escolares o especialmente sensibles), modificaciones de los trazados con planta (reduciendo carriles de circulación con pintura) o bien con mejoras en la urbanización (medida más costosa y que se irá haciendo progresivamente).

David Aaron López: «Somos espectadores de un gran cambio de mentalidad»

El concejal ha manifestado que «somos espectadores de un gran cambio de mentalidad» dirigido a mejorar la seguridad de los colectivos más vulnerables. Para López, la reducción de la velocidad también significará los próximos años «una importante transformación del espacio público, con aceras anchas y calzadas donde se convivirá todo tipo de vehículos y de forma más pacífica». Aparte de la seguridad, las ciudades «ganarán en confort ambiental, confort acústico y, en definitiva con la mejora exponencial de la calidad de vida de la ciudadanía».

Arranca el proceso para revisar el Plan de Movilidad

El concejal ha anunciado que ya se ha empezado a trabajar con el Nuevo Plan de Movilidad Urbana de Manresa (PMUS), una iniciativa que puede tener una duración de un año y medio. La tramitación se prevé en cuatro fases. La primera fase de Prediagnóstico (Obtención de información y análisis de la consecución del PMUS anterior) tiene una duración de unos tres meses (mayo-julio de 2021)

Una segunda fase de Diagnóstico , Que tiene una duración de seis meses (julio-diciembre de 2021), durante la que se hará un trabajo de campo de oferta y demanda (aforos, encuestas …) y elaboración de un documento de diagnóstico. Una tercera fase de propuestas (Enero-abril de 2022), con elaboración de objetivos, actuaciones, participación ciudadana y redacción de un estudio ambiental estratégico. Finalmente, una cuarta fase, de proceso de aprobación del Plan (junio-diciembre de 2022).

documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

Manresa presenta la aplicación en la ciudad de la nueva normativa estatal de límite de velocidad a 30 km / h, que entra en vigor el próximo martes
Etiquetado en:                                                
A %d blogueros les gusta esto: