Los satélites mejoran la notificación nacional de gases de efecto invernadero


Aplicaciones

14/04/2022
202 puntos de vista
3 gustos

Con la crisis climática cada vez más fuerte, las naciones de todo el mundo están haciendo esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Para realizar un seguimiento de la acción, los países informan sus emisiones de gases de efecto invernadero a la CMNUCC, el organismo responsable de impulsar la acción global para combatir el cambio climático. Si bien los informes precisos y consistentes son cruciales, muy pocos países aprovechan los datos de los satélites de observación de la Tierra para verificar y mejorar sus estimaciones. Los científicos ahora han ideado nuevas formas de comparar los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero con mediciones independientes tomadas desde el espacio.

La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, es claramente primordial para evitar los peores impactos del cambio climático. Pero para comprender si las estrategias de mitigación realmente cumplen con los objetivos de reducción, las mediciones precisas de las emisiones son clave.

Los países usan estimaciones de la actividad basada en el sector para compilar sus informes nacionales de gases de efecto invernadero y para mostrar el progreso hacia el cumplimiento de sus compromisos de reducción de carbono bajo el Acuerdo Climático de París. Los registros de emisiones de gases de efecto invernadero, así como el flujo de dióxido de carbono entre la atmósfera y el suelo sobre las tierras gestionadas, se basan en estadísticas nacionales siguiendo Directrices del IPCC.

Nuevo investigarpublicado en Datos científicos del sistema terrestredescribe cómo los científicos que trabajan en el proyecto Regional Carbon Assessment and Processes (RECCAP-2), apoyado por la ESA, combinaron mediciones satelitales de dióxido de carbono y metano atmosféricos, y mediciones in situ de óxido nitroso, con un modelo que tiene en cuenta el movimiento o ‘flujo’ de estos gases de efecto invernadero entre la superficie terrestre y la atmósfera.

Este ‘método de inversión’ permitió a los autores determinar las emisiones a la atmósfera de tres gases de efecto invernadero para una selección de países con altas emisiones, así como el flujo general de dióxido de carbono sobre la tierra gestionada. El flujo de tierras gestionadas representa la absorción de dióxido de carbono de la atmósfera debido al crecimiento de cultivos y árboles, su exportación e importación a través de las fronteras, y el componente antropogénico de los ríos que transportan carbono a través de las fronteras, así como las emisiones de dióxido de carbono de las tierras gestionadas debido a incendios y otros disturbios.

Se encontraron discrepancias significativas entre estos valores de inversión y los informes nacionales correspondientes.

Se encontró que las emisiones de metano eran más altas utilizando el método de inversión en comparación con la mayoría de los informes nacionales. En particular, las emisiones de los estados extractores de petróleo y gas en Asia Central y el Golfo fueron varias veces más altas que las reportadas oficialmente.

El gráfico interactivo anterior muestra estas discrepancias para los estados del Golfo entre 2000 y 2016.

Con una absorción de 1400 millones de toneladas de carbono por año, el tamaño observado del sumidero de carbono terrestre global que comprende ecosistemas tanto en tierras gestionadas como no gestionadas, fue varias veces mayor que los 300 millones de toneladas de carbono por año obtenidos al resumir los informes de los países.

El subregistro de este sumidero de carbono fue más evidente en los países templados y del hemisferio norte, como Canadá y en toda la Unión Europea.

En parte, la disparidad se explica por el carbono almacenado por los ecosistemas no gestionados que quedan fuera del protocolo de informes de inventario, mientras que la imagen completa se puede observar desde el espacio.

El siguiente gráfico interactivo muestra estas discrepancias para Canadá entre 1990 y 2019.

Dado que las temperaturas globales ya han aumentado 1,1 °C en relación con los niveles preindustriales, es fundamental que los responsables políticos tengan una imagen precisa de las emisiones tanto a escala nacional como mundial.

Las pautas actuales utilizadas para compilar los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero tienen sus limitaciones. Por ejemplo, por lo general se basan en una actividad específica del sector ampliada y en factores de emisión rígidos. Por lo tanto, las principales fuentes de emisión, como las de tierras no gestionadas, quedan fuera del alcance. Y, lo que es más importante, solo se alienta a los países, pero no se les exige, a verificar los inventarios con mediciones observadas de forma independiente.

En contraste, el nuevo método de inversión aprovecha los datos satelitales y las observaciones in situ para brindar una imagen completa de las emisiones que se acumulan en la atmósfera.

A diferencia de las pautas de informes nacionales, el método de inversión captura los extremos estacionales e interanuales, como la sequía y los grandes incendios forestales, que se espera que aumenten tanto en frecuencia como en gravedad a medida que aumentan las temperaturas globales.

Philippe Ciais, de la Université Paris-Saclay, dijo: “El método propuesto de utilizar inversiones atmosféricas allana el camino para que los países y la comunidad global mejoren los controles y la consistencia de los inventarios nacionales para reflejar con mayor precisión las emisiones globales.

“Si se aplica regularmente, esto no solo mejorará la transparencia en el proceso contable, sino que también mejorará la eficacia de la política de mitigación y el progreso de los países individuales para cumplir sus compromisos como parte del Acuerdo Climático de París”.

Las nuevas misiones satelitales lanzadas en los próximos años proporcionarán una muestra mucho más densa de dióxido de carbono y metano atmosféricos. La ESA está desarrollando actualmente el Misión de dióxido de carbono antropogénico Copernicus, que será el primero en medir cuánto dióxido de carbono se libera a la atmósfera específicamente a través de la actividad humana. La misión proporcionará a la Unión Europea una fuente de información única e independiente para evaluar la eficacia de las medidas políticas y realizar un seguimiento de su impacto en la descarbonización de Europa y el cumplimiento de los objetivos nacionales de reducción de emisiones.



Publicación original

Los satélites mejoran la notificación nacional de gases de efecto invernadero
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: