«Las violencias machistas digitales son la continuidad de las violencias del mundo real»


La Thais Ruiz de Alda es la persona responsable de Mujeres digitalesuna entidad sin ánimo de lucro que impulsa la presencia de mujeres en entornos tecnológicosdiseñando planes estratégicos y acciones para generar políticas inclusivasimpulsando becas i programas de apoyo para mujeres tecnólogas y elaborando informes y proyectos de recolección y de análisis de datos con una perspectiva de género.

Dentro de entornos tecnológicos, ¿a qué violencias deben hacer frente las mujeres?

Desgraciadamente, los entornos tecnológicos son espacios donde se han amplificado las violencias digitales y especialmente aquellas que afectan a mujeres. Los datos son cruentos. Este año, se calcula que el 38% de las mujeres han tenido experiencias personales de violencia online y el 85% de las mujeres que pasan tiempo online han presenciado violencia digital contra otras mujeres. Algunas de las formas más comunes de violencia son el ciberacoso, el discurso de odio, la suplantación o el hacking.

Así pues, ¿qué son las violencias machistas digitales?

La violencia machista digital es un tipo de violencia que posibilita a la tecnología. Esto puede implicar cualquier acto que se produzca o amplifique utilizando herramientas digitales o tecnologías, causando perjuicios físicos, sexuales, psicológicos, sociales, políticos o económicos a las mujeres, chicas y niñas por razón de su género.

Los Mossos d’Esquadra han publicado recientemente una guía sobre las violencias machistas digitales donde diferencian entre las violencias machistas generales, que se caracterizan por discursos altamente machistas y por razón de sexo o género como, por ejemplo, los agresores machistas que quieren menospreciar a las mujeres, sobre todo sus parejas y exparejas, así como sus logros , las violencias machistas digitales de alto componente tecnológico, que hacen uso de soportes tecnológicos para controlar, amenazar o vulnerar derechos básicos como la libertad de movimiento y de comunicaciones y la intimidad, y las violencias sexuales digitales, que buscan lastimar, abusar y agredir sexualmente las mujeres, además de controlar sus cuerpos y su sexualidad.

¿Cómo identificar las violencias machistas digitales?

La mayoría de las conductas violentas son reconocibles por las personas víctimas. En este punto, debe tenerse en cuenta también el papel de quien participa en una posible propagación de la agresiónasí como el papel de quien debe proteger a las personas víctimas de estas violencias machistas digitales.

¿Qué estrategias de autodefensa se pueden utilizar?

Existen diferentes estrategias dependiendo del tipo de ataque violento. La primera estrategia puede ser la del cuidado y la búsqueda de un entorno de cuidado. EL personas menores de edad a menudo son las más desprotegidas, ya que es habitual que su entorno familiar no quiera apoyar después de conocer determinadas actividades o acciones realizadas online, como, por ejemplo, la compartición de fotografías donde se ven partes íntimas, y culpabilice aún más a la víctima. Así pues, un entorno de cuidado puede ayudar a neutralizar la violencia a través de una obra colectivacomo, por ejemplo, responder masivamente contra los agresores que públicamente están acosando a una persona.

La segunda estrategia puede ser identificar exactamente estas violenciasquién, cuándo, dónde y cómo, para avisar a las plataformas digitales, comunicarlo a través del Canal Prioritario de la Agencia Española de Protección de Datos o hablar con los Mossos d’Esquadra y con el suyo Grupo de Atención a la Víctima.

La tercera estrategia puede ser dar una respuesta a título individual, de prevención o de reacción, como, por ejemplo, hacer circular la versión de la persona víctima de los hechos a través de las redes sociales evidenciando a la persona agresora y con un fuerte apoyo público. Esta acción no puede ser impulsiva, sino que debe ser previamente definida.

¿Qué recursos digitales existen al alcance de la ciudadanía?

Tenemos muchos recursos online elaborados por un montón de organizaciones ciberfeministas. Pienso, por ejemplo, en autodefensa.onlineun colectivo estatal donde se recogen guías, protocolos, documentos, informaciones i recursos varios. Es una de las compilaciones más completas que existen hoy en día.

¿Es importante disponer de un protocolo de actuación en el caso de violencias machistas digitales?

Un protocolo mujer soporte y protección a las personas que han sido víctimas de violencia machista digital y proporciona los recursos y los procedimientos para que no sólo la persona víctima sepa cómo actuar, sino dónde buscar ayuda. Un protocolo establece pautas y también procesos normativos que permiten perseguir y sancionar a los perpetradores de violencia machista digital, garantizando que se tomen medidas adecuadas, incluido medidas legales. Un protocolo también facilita la colaboración entre instituciones y organizacionespermitiendo una respuesta coordinada y eficaz.

Además, sirve como referente visible porque les potenciales agresores tomen conciencia de las consecuencias de esta violencia, lo que puede fomentar un cambio social al crear conciencia sobre su existencia. Las violencias machistas digitales son o bien el principio o la continuidad de las violencias que existen en el mundo real. Sin protocolos de actuación en las escuelas, en las universidades, en los centros de trabajo, en los medios de transporte o en los espacios de ocio, no podremos frenar estas graves vulneraciones.

Por último, ¿cuál es el papel de las instituciones y de las plataformas digitales?

Las plataformas digitales no se pueden lavar las manos como lo han hecho hasta ahora. Desde el confinamiento, han puesto en marcha algunas medidas, pero claramente son insuficientes. Para mí, este punto debería formar parte del Pacto de Estado contra la Violencia. Habría que destinar recursos. Habría que destinar comensales para trabajar en red con las organizaciones internacionales que están avanzando con esta cuestión teniendo en cuenta dos ejes claves: prevenir estas violencias y establecer pautas sancionadas oh limitadores con una serie de normas claras sobre el uso y las conductas inaceptables.





Publicación original

«Las violencias machistas digitales son la continuidad de las violencias del mundo real»
A %d blogueros les gusta esto: