La eyección de masa coronal golpea al Solar Orbiter antes del sobrevuelo de Venus


Habilitación y soporte

09/05/2022
582 puntos de vista
15 gustos

En breve

En la madrugada del domingo 4 de septiembre, orbitador solar voló por Venus para un maniobra asistida por gravedad eso altera la órbita de la nave espacial, acercándola aún más al Sol. Como si tratara de llamar la atención del orbitador mientras se acercaba a otro cuerpo en el Sistema Solar, el Sol lanzó una enorme eyección de masa coronal sin rodeos a la nave espacial y al planeta solo dos días antes de su máximo acercamiento, y los datos son reveladores.

en profundidad

El 30 de agosto, una gran eyección de masa coronal salió disparada del Sol en dirección a Venus. No mucho después, la tormenta llegó al segundo planeta desde el Sol. A medida que continúan llegando datos de Solar Orbiter, este ataque revela por qué es tan importante el monitoreo ‘in situ’ del clima espacial y sus efectos en los cuerpos y las naves espaciales del Sistema Solar.

Sobrevuelo de Venus del Orbitador Solar

Afortunadamente, no hubo efectos negativos en la nave espacial, ya que el observatorio solar ESA-NASA está diseñado para soportar y, de hecho, medir estallidos violentos de nuestra estrella, aunque Venus no siempre sale tan a la ligera. Las eyecciones de masa coronal tienden a erosionar la atmósfera de Venus, eliminando los gases a medida que pasan.

Vuela alto con Venus pasa volando

Solar Orbiter está a una cuarta parte de su misión de una década de observar el Sol de cerca y echar un vistazo a sus misteriosos polos. Su órbita fue elegida para estar en estrecha resonancia con Venus, lo que significa que regresa a la vecindad del planeta cada pocas órbitas para usar su gravedad para alterar o inclinar su órbita.

Hasta ahora, Solar Orbiter ha estado confinado en el mismo plano que los planetas, pero a partir de febrero de 2025, cada encuentro con Venus aumentará su inclinación orbital, lo que hará que «salte» del plano del Sistema Solar para obtener una vista. de las misteriosas regiones polares del Sol.]

Este tercer sobrevuelo de Venus tuvo lugar el domingo a las 01:26 UTC, cuando Solar Orbiter pasó a 12 500 km del centro del planeta, que está a unos 6 000 km de su «superficie» gaseosa. En otras palabras, pasó una distancia de la mitad del ancho de la Tierra.

Su distancia a Venus, el ángulo de aproximación y la velocidad se planificaron meticulosamente para obtener el efecto deseado exacto de la gran atracción gravitatoria del planeta: acercarlo al Sol como nunca antes.

Equipo de control de vuelo de Solar Orbiter durante simulaciones previas al lanzamiento en 2020

“La aproximación cercana fue exactamente según lo planeado, gracias a una gran cantidad de planificación de nuestros colegas en Dinámica de Vuelo y el cuidado diligente del Equipo de Control de Vuelo”, explica Jose-Luis Pellon-Bailon, Gerente de Operaciones de Solar Orbiter.

“Al intercambiar ‘energía orbital’ con Venus, Solar Orbiter ha utilizado la gravedad del planeta para cambiar su órbita sin necesidad de grandes cantidades de combustible caro. Cuando regrese al Sol, el acercamiento más cercano de la nave espacial será de unos 4,5 millones de kilómetros más cerca que antes”.

Comprender las partículas que representan un riesgo de radiación

Los datos enviados a casa desde que Solar Orbiter encontró la tormenta solar muestran cómo cambió su entorno local a medida que pasaba la gran CME. Si bien algunos instrumentos tuvieron que apagarse durante su acercamiento a Venus, para protegerlos de la luz solar perdida reflejada en la superficie del planeta, los instrumentos ‘in situ’ de Solar Orbiter permanecieron encendidos, registrando, entre otras cosas, un aumento en partículas energéticas solares.

La conexión Sol-Tierra

El Sol emite partículas, principalmente protones y electrones, pero también algunos átomos ionizados como el helio. Cuando se disparan destellos y eyecciones de plasma particularmente grandes desde el Sol, estas partículas son recogidas y transportadas con ellas, aceleradas a velocidades casi relativistas. Son estas partículas las que representan un riesgo de radiación para los astronautas y las naves espaciales.

Mejorar nuestra comprensión de las CME y seguir su progreso a medida que avanzan por el Sistema Solar es una gran parte de la misión de Solar Orbiter. Al observar las CME, el viento solar y el campo magnético del Sol, la nave espacial diez instrumentos de ciencia están proporcionando una nueva visión de cómo el ciclo de 11 años de las obras de la actividad solar. En última instancia, estos hallazgos nos ayudarán a predecir mejor los períodos de clima espacial tormentoso y protegerán al planeta Tierra de los estallidos violentos del Sol.

¿Adiós, hola?

SOHO captura una explosión de eyección de masa coronal desde el otro lado del Sol en dirección a Venus

Esta CME reciente ilustra una dificultad en las observaciones del clima espacial. Como se ve en este metraje de SOHO, se ve un ‘halo completo’ cuando una CME se acerca sin rodeos a la Tierra o, en este caso, se aleja sin rodeos del ‘lado lejano’ del Sol.

Determinar si las eyecciones de masa coronal se acercan o se alejan de la Tierra es complicado cuando se ve desde la Tierra, porque en ambos casos parece estar expandiéndose. Uno de los muchos beneficios de la próxima misión de vigilia es que al combinar las imágenes tomadas desde la dirección de la Tierra y la posición de Vigil en el ‘lado’ del Sol, el quinto punto de Lagrange, distinguir entre una tormenta que se aproxima o una que se aleja será fácil y confiable.

El clima espacial se vuelve profundo

El Sol ejerce su influencia sobre todos los cuerpos del Sistema Solar. Es la razón por la cual ninguna vida podría sobrevivir en los planetas interiores, las temperaturas son demasiado altas y sus atmósferas fueron despojadas hace mucho tiempo.

A medida que nos aventuramos de la Tierra a la Luna, es vital que entendamos cómo el clima espacial puede afectar los cuerpos humanos, los robots, los sistemas de comunicación y las plantas y los animales.

Las vistas estelares de Solar Orbiter insinúan el futuro de Vigil

Además de una variedad de herramientas para comprender el efecto del Sol en la infraestructura de la Tierra, la ESA Red de servicios meteorológicos espaciales actualmente alerta a los equipos que vuelan en misiones por todo el Sistema Solar sobre el clima espacial extremo, con pronósticos para Mercurio, Venus y Marte disponibles gratuitamente a través del Portal de la Red, y Júpiter en camino.

“La recopilación de datos sobre eventos como este es crucial para comprender cómo surgen, mejorando nuestros modelos de clima espacial, pronósticos y sistemas de alerta temprana”, explica Alexi Glover, Coordinador del Servicio de Clima Espacial de la ESA.

“Solar Orbiter nos brinda una excelente oportunidad para comparar nuestros pronósticos con observaciones reales y probar qué tan bien funcionan nuestros modelos y herramientas para estas regiones”.



Publicación original

La eyección de masa coronal golpea al Solar Orbiter antes del sobrevuelo de Venus
A %d blogueros les gusta esto: