Ikea incorpora sensores a las patas de sus muebles para que esquiven meñiques


El fabricante de muebles Ikea ha desarrollado el sensor «Pink», capaz de reconocer la morfología de un dedo meñique del pie y echar el mueble hacia un lado para que no choque con esta parte de la anatomía.

«No puede ser que ya existan robots aspiradores o coches autónomos capaces de evitar obstáculos y que, sin embargo, el ser humano continúe sufriendo esta dolorosa molestia», comenta Inés Díaz de Sonseca Lopez-Tola, portavoz de la marca sueca en España, que añade que «es más fácil enseñar al mueble que al humano, que ya ha demostrado que es un poco idiota».

Según datos del fabricante, cada año pierden el dedo meñique de un pie más de 5.000 personas en nuestro país por choques brutales contra la pata de una mesa o de una silla. Otros se tiñen de color morado de por vida. Además, los muebles domésticos suelen recibir insultos de todo tipo, e incluso golpes, después de este tipo de incidentes.

Detalla Díaz de Sonseca que la «maniobra de retirada» de los muebles solo se activa cuando el sensor detecta el choque inminente del dedo contra una de las patas. «No es que los objetos vayan a huir de nosotros todo el rato cuando acerquemos el pie, el sistema se ha perfeccionado para evitar únicamente los accidentes», dice. En este sentido, subraya la marca que «el que quiera darle una patada a un mueble, podrá seguir haciéndolo».

Ikea reconoce, eso sí, que el sensor pierde eficacia si la uña del dedo meñique es excesivamente larga. «Esto hará complicado su implantación en España», admite la portavoz.





Publicación original

Ikea incorpora sensores a las patas de sus muebles para que esquiven meñiques
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: