«Es el momento de dejar de invertir en multinacionales que favorecen el 1% más rico del planeta»


Commonscloud es una alternativa tecnoética a las herramientas de teletrabajo de Google. Entrevistamos una parte del equipo que se dedica a su cooperativa matriz, femProcommons, Que son Mónica Garriga Miret, David Jacovkis Halperin y David Gómez Fontanills. Trabajan en intercooperación con las cooperativas catalanas bTáctica, Colectivo I LliureTic.

Como nace Commonscloud?

Nace para dar respuesta a una necesidad que teníamos. Nos encontrábamos que hacíamos el discurso de software libre pero estábamos trabajando con Google Drive, con herramientas de GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft), tanto nosotros como las administraciones y entidades con las que trabajábamos. No teníamos una alternativa que nos funcionara.

Para qué sirve?

Ofrecemos la Oficina que se basa en el software de Nextcloud, y viene con una cuenta de correo Commonscloud, el Ágora que funciona con Discourse, y un gestor de proyectos con Phabricator. Ofrecemos un servicio de correo con dominio propio con posibilidad de ampliar el almacenamiento, formularios y encuestas complejas con Lime Survey, el Meet para videoconferencias con BigBlueButton, el gestor de ERP con Dolibarr, que incluye una herramienta para reservar salas, tener agenda, hacer facturas, etc.

También ofrecemos servicios extra de apoyo con tickets, formaciones específicas y el servicio #fesElSalt, un compañía específico para organizaciones que quieren dejar atrás las GAFAM. Se hace un análisis del uso de las herramientas, se realiza un diagnóstico y se propone una hoja de ruta para hacer la transición con talleres de formación y compañía, se evalúan los resultados y se hace un retorno final.

Así, vosotros unifican las herramientas?

Tomamos herramientas que ya existen y las integramos de manera que sean más fáciles de usar con una sola cuenta de usuario. Tú puedes penetrar sin rodeos sin tener que instalar nada.

¿Qué principios hay detrás?

Estas herramientas están asociadas, a disposición de las usuarias que se hacen socias de la cooperativa. Queremos que las personas que las utilizan sean co-propietarias y puedan participar en la gobernanza. Lo hacemos a través de la cooperativa integral de trabajadoras y de usuarias femProcomuns. Todas podemos participar en la asamblea y evaluar si las herramientas nos sirven.

Lo importante es que este proyecto no podrá penetrar nunca en bolsa, no podrá ser nunca comprado por inversores. Lo que queremos es evitar reproducir el modelo de startup que nos parece que nos está llevando al ruina económico y medioambiental. Este modelo hace que cualquier iniciativa acabe convirtiéndose en un proyecto burbuja que responde a los intereses de los inversores y no al de las personas usuarias y especula con el valor de los datos.

¿Qué significa Tecnoética?

Recogemos el mínimo de datos posibles necesario para podernos poner en contacto con la persona usuaria y tenemos el compromiso de no utilizar ninguno de estos datos para comercializarlas ni compartirlas con nadie que no sean las personas que trabajan en el proyecto. Trabajamos con tecnologías libres, mancomunar las herramientas.

Tenemos el problema del sesgo de género, propio de las tecnologías y más de las libres. Hemos estado centrándonos mucho en existir y que el proyecto se vaya fortaleciendo, pero tenemos el propósito de facilitar una mayor participación de mujeres. Cuidamos mucho este trato personal, nos aseguramos de que todas las nuevas socias mujeres se sienten cómodos con nosotros.

Es ecológico trabajar en la nube?

No propiciamos almacenar para almacenar, más bien recomendamos a los usuarios que almacenen lo necesario, que hagan copias y que guarden de manera segura su contenido. Google o Amazon nos ofrecen cada vez más espacio para que guardamos todos nuestros datos personales, nosotros lo que pedimos es que se borren mails antiguos, documentos que están a la papelera, y que haya una sensibilidad con ello. Hay que encontrar un equilibrio entre el uso racional de los recursos y la necesidad de disponer de espacios de almacenamiento cada vez mayores.

Es importante mirar que los servidores que utilizamos sean el máximo de respetuosos con el medio ambiente, y no simplemente contratar teniendo en cuenta el precio. Es complicado porque en España no hay proveedores que utilicen energías renovables. Estamos en ello, pero hay una complejidad que no depende de nuestra voluntad.

Usted 4 entidades. Es eficiente la cocreación?

Lo vemos muy positivo, enriquecedor, y funcional, pero deberíamos preguntar a las otras entidades. Es un modelo de intercooperación que hemos ido afinando con la confianza y el trabajo en común. Al final los proyectos pasan por las personas y su voluntad.

¿Qué respuesta ha tenido?

Por ahora, no tenemos el nivel de participación de las usuarias que nos gustaría. Hay usuarias que están implicadas pero la gente está muy acostumbrada a que contratas un servicio que te llega a casa y ya está. Se trata de hacer un poco de pedagogía: eres un usuario pero tu participación es vital para que el servicio pueda existir. No es simplemente pagar un dinero, es validar unas decisiones y escoltar el proceso.

Cada vez más gente es de Somos Conexión y de Som Energia o Somos Movilidad, cada vez estamos más acostumbrados a ir a un supermercado cooperativo, pero esta sensibilidad por el consumo consciente, en la parte tecnológica aún no la tenemos muy integrada. Es un aprendizaje que se va haciendo poco a poco.

Como fomentad la participación?

Estamos trabajando la gobernanza distribuida y ejercemos la transparencia. Hacemos una asamblea anual de femProcomuns con una sesión informativa específica de Commonscloud previa. Compartimos mucha información con las socias usuarias, esto les da la posibilidad de supervisar lo que hacemos aunque no puedan participar al nivel que quisieran.

¿Por qué elegir Commonscloud?

Sobran los motivos, no? La gente cada vez más, sobre todo la sensibilizada con la Economía Social y Solidaria, tenemos claro que debemos cambiar nuestro consumo y utilizar tecnologías libres es el primer camino en el ámbito tecnológico. Una manera fácil de hacerlo es contratando Commonscloud.

No tienes que hacer instalaciones, simplemente hacer la contribución de la cuota, que son (para una oficina básica) 4 euros al mes. Te vas a dormir pensando que estás escogiendo una opción ética de consumo consciente con una visión ecológica en el horizonte y una sensibilidad feminista clara.

Es el momento?

Evidentemente que es el momento de hacer el esfuerzo para no seguir generando inversiones para las multinacionales que favorecen este 1% más rico del planeta que utiliza el dinero para absurdos como ir a pasear 11 minutos en el espacio, que explotan nuestra privacidad y utilizan nuestra información para hacernos más dependientes y consumistas. Lo tenemos que evitar y lo primero que tenemos que hacer es dejar de utilizar estas herramientas.

¿Qué esperáis del proyecto?

Debemos poder llegar a nuevas usuarias, sectores no sensibilizados con el software libre, y también a jóvenes ya la comunidad educativa. Los estamos educando utilizando unas herramientas que son contrarias a lo que estamos predicando y el contribuidor público es el que está financiando estas herramientas. Sería muy fácil que utilizaran herramientas tecnoètiques.

Los ayuntamiento pagan licencias de software propietario. Si pagaran cuotas de software cooperativizado tendríamos unas herramientas muy potentes y seguramente habría que dedicar menos recursos que podrían dedicarse a otras cosas. Al fin y al cabo, son recursos públicos.



Publicación original

«Es el momento de dejar de invertir en multinacionales que favorecen el 1% más rico del planeta»
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: