El salón de actos del Casino acogerá este miércoles la presentación de las obras finalistas del 22º Premio Joaquim Amat-Piniella


El acto contará con los tres autores finalistas: Maria Lluïsa Amorós, Rafael Vallbona y Vicenç Villatoro. El aforo es limitado y es necesario reservar la localidad.

imagen

El Centro Cultural del Casino acogerá este miércoles 19 de enero, a las 19 h, la presentación de las obras finalistas del 22º Premio Joaquim Amat-Piniella, que contará con la presencia de Maria Lluïsa Amorós (autora de Los niños de la señora Zlatin), Rafael Vallbona (autor de Columpio) y Vicenç Villatoro (autor de La casa de los abuelos).

Para asistir, es necesario reservar localidad en el teléfono 938720171, o por correo electrónico a centrecultural@ajmanresa.cat.

El galardón está convocado conjuntamente por Òmnium Bages-Moianès y el Ayuntamiento de Manresa y está destinado a reconocer una obra publicada que se centre o refleje algunos de los movimientos sociales contemporáneos. La dotación será de 2.000 euros para la obra ganadora. El jurado de este año está formado por Llorenç Capdevila (escritor), Montserrat Caus (bibliotecaria de la Biblioteca del Casino), Jordi Estrada (escritor), Toni Mata (periodista de Región7), Genís Sinca (escritor y periodista) y Anna Vilajosana, periodista y presidenta de Òmnium Bages-Moianès. La ceremonia de entrega tendrá lugar en el Auditorio de la Plana del Olmo, el 23 de febrero.

Las tres obras finalistas son:

1- Columpio, de Rafael Vallbona (Ediciones 62)

En los años veinte del siglo XX, Enric Torres, hijo de una familia de empresarios de Palafrugell, es cautivado por el ritmo vital y libre del jazz. Con sus amigos, funda una jazz band que obtiene gran éxito en Cataluña. Cuando la banda se disuelve, Enric se va a Nueva York, donde se afianza en la idea de que la música ayudará a construir un mundo mejor. Son tiempos de esperanza. De vuelta a la Barcelona revolucionaria de los años de la Guerra Civil, Enric descubre que todo lo que había soñado se ha derrumbado sin remedio. Ni la libertad, ni la igualdad ni la tolerancia reinan en Europa y ya no queda ni rastro de esa ilusión y esperanza.

Basada en la historia real de la orquesta Red Ribbon’s, una novela que marca el ritmo de toda una época. De los felices años veinte a los trágicos cuarenta. Una novela sobre la construcción de un mundo nuevo, justo y seguro, y la derrota de ese sueño por las ideologías reaccionarias. La vida de un amante del jazz que entre los casinos de Palafrugell, Harlem, el Paral·lel y la Italia fascista se ve emboscado a una realidad despiadado.

2- La casa de los abuelos, de Vicente Villatoro (Proa)

¿Qué hace que alguien decida largarse del lugar donde ha vivido siempre y que alguien quiera morir allá donde nació? Si en la celebrada Un home que se’n va, Vicenç Villatoro reconstruía la historia de su yayo paterno, que emigra desde un pueblo de Córdoba a Terrassa, en La casa de los abuelos explora la historia de los abuelos maternos, desde la casa familiar de Canet, que fue derribada, hasta la Terrassa obrera y convulsa de la guerra y la posguerra. Eran un cerrajero y una nuadora, catalanistas y republicanos, que vivieron la exaltación de la República, la derrota de la guerra y la experiencia del exilio, la cárcel y el silencio del franquismo. Su historia es la de los que se quedan, y su casa es el símbolo de la persistencia y el arraigo en la tierra.

La casa de los abuelos forma parte de una ambiciosa trilogía-junto con Un home que se’n va I El regreso de los Bassat— sobre la emigración y la identidad, pero también es una visión diferente, desde la perspectiva de una familia concreta, de la historia catalana a lo largo de más de un siglo: desde la llegada de un antepasado napolitano para participar en las guerras carlistas hasta los acontecimientos de octubre de 2017 y el día de hoy.

3- Los hijos de la señora Zlatin, de María Lucía Amorós (Columna)

Francia, 1943. Un grupo de niños judíos, procedentes de varios países europeos, llegan a Francia para escapar de la tragedia que devasta a Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Con la ocupación de Francia por parte de los alemanes, sus vidas corren peligro. Sabine Zlatin, enfermera de la Cruz Roja, cuidará de ellos y les buscará un lugar donde puedan refugiarse hasta el final de la guerra. El 18 de mayo de 1943, con el temor de que alguien les detenga, llegan a Villa Anne-Marie, un casalicio blanco donde los niños compartirán miedos y la añoranza de los padres, que dejaron atrás, pero también gozarán de la paz del lugar , De los juegos cerca de la gran fuente y de los cuentos que en Léon, un educador, les relata para que el sommeil les venza. Y, sobre todo, reencontrarán el valor de la amistad, del primer amor y de cuidar unos de otros.

Paralelamente, Octavi Verdier, un joven periodista, escribe una novela sobre la presencia nazi en la Barcelona de los años cuarenta, que contrasta con la Barcelona sometida por el franquismo. Durante este proceso de creación que le obliga a investigar, descubrirá qué se esconde tras la puerta del despacho de Gustau Verdier, su yayo, que en 1944 vino de Francia y compró una fábrica textil en Terrassa. En la búsqueda irá a parar a Villa Anne-Marie, en Izieu.

Documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

El salón de actos del Casino acogerá este miércoles la presentación de las obras finalistas del 22º Premio Joaquim Amat-Piniella
Etiquetado en:                                                        
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: