El curso Avances en Estimulación Cardiaca y Sistemas Implantables, pionero en el Estado en la incorporación de talleres prácticos mediante equipos de simulación y herramientas interactivas


El número de dispositivos cardíacos como marcapasos y desfibriladores que se implantan son muy numerosos y cada vez van más al alza. Estos dispositivos se implantan bajo la piel y se conectan al corazón mediante un cableado. Por este motivo, es muy importante que se hagan cursos de formación para aprender a implantar correctamente y hacer su seguimiento. Así, el Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Vall d’Hebron ha dado un salto adelante en el formato de la 31ª edición del curso Avances en Estimulación Cardiaca y Sistemas Implantables incorporando, por primera vez en el Estado, talleres presenciales con grupos reducidos que han permitido profundizar en los aspectos más prácticos del implante y seguimiento de dispositivos con la ayuda de un equipo de simulación y herramientas interactivas.

El curso ha tenido lugar los días 9 y 10 de junio y ha contado con la participación de 24 profesionales en los talleres presenciales y más de 100 en las sesiones telemáticas, profesionales de Vall d’Hebron y de otros centros que se dedicarán al tratamiento y seguimiento de estos dispositivos, personal enfermero, cardiólogos y cardiòlogues que se dedicarán a la electrofisiología, cirujanos y cirujanas cardíacos y residentes de Cardiología. Los talleres se han dividido en dos niveles de experiencia: básicos y avanzados, en función del perfil de los y las participantes.

La Dra. Nuria Rivas, jefe de la Unidad de Arritmias, es la directora del curso. «Estamos muy ilusionados con este nuevo modelo de formación dirigido a profesionales que se dedican al implante y seguimiento de dispositivos cardiacos implantables, ya que este formato nos permite ofrecer una formación especializada y muy orientada a la práctica clínica», afirma la Dra. Nuria Rivas.

Vall d’Hebron apuesta por integrar la simulación como metodología de aprendizaje docente en el Hospital. La simulación aporta un aprendizaje experiencial centrado en el alumnado que permite que el conocimiento no quede adquirido sólo teóricamente, sino que capacita la transferencia de las habilidades adquiridas en un entorno real.

«La simulación permite replicar un procedimiento tantas veces como quieras sin necesidad de interactuar con ningún paciente, se centra en las necesidades del alumnado y proporciona además un retorno o debriefing en tiempo real, lo que permite adquirir las habilidades en un ambiente seguro y aplicarlas después a la práctica clínica «, Explica el Dr. Jordi Bañeras, cardiólogo y coordinador del Centro de Simulación Clínica Avanzada del Hospital Universitario Vall d’Hebron. La simulación también facilita que casos que en la práctica clínica son infrecuentes se puedan practicar y aprender a hallar con seguridad.

Las principales herramientas de simulación que se han utilizado en el curso son simuladores robóticos de implante de electrodos y simuladores de interrogadores de dispositivos (aparatos que comprueban el funcionamiento de dispositivos como los marcapasos y que permiten al ya la profesional obtener información de su estado). El alumnado también ha participado en un taller de complicaciones en un quirófano de arritmias: mediante un maniquí de alta fidelidad se han llevado a cabo escenarios de simulación de complicaciones en el quirófano con el objetivo de trabajar habilidades no técnicas como el liderazgo, el trabajo en equipo y la comunicación, y se ha finalizado con unas conversaciones reflexivas para consolidar el aprendizaje.



Publicación original

El curso Avances en Estimulación Cardiaca y Sistemas Implantables, pionero en el Estado en la incorporación de talleres prácticos mediante equipos de simulación y herramientas interactivas
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: