El Ayuntamiento inicia los trámites para conceder la medalla de la ciudad al Mérito de la Solidaridad a la activista Domingo Cucurella


El manresano fue uno de los fundadores de Justicia y Paz y una figura clave en toda la trayectoria del Consejo Municipal de Solidaridad y de muchas iniciativas solidarias surgidas en la capital del Bages.

imagen

El Ayuntamiento de Manresa, durante el Pleno Municipal celebrado ayer, puso en marcha el procedimiento para conceder la Medalla de la ciudad al Mérito de la Solidaridad a Domingo Cucurella Comellas. Si bien ya estaba previsto este reconocimiento antes de la muerte de la activista manresano, desgraciadamente deberá rendirse a título póstumo, ya que falleció el pasado el 5 de septiembre a la edad de los noventa años. Esta propuesta surgió con motivo del aniversario en noviembre pasado de los 25 años de funcionamiento del Consejo Municipal de Solidaridad, órgano donde el Domingo Cucurella ha participado activamente durante todos estos años, como persona de consenso y alimentando las diferentes comisiones de trabajo.

A propuesta del Consejo Muncipal de Solidaridad, el inicio de los trámites tienen el objetivo de homenajear, agradecer y reconocer los méritos de una persona con trayectoria admirable en el mundo de la cooperación y la solidaridad. Cucurella fue uno de los fundadores de Justicia y Paz y un miembro clave en la creación de la Coordinadora de solidaridad y de muchas iniciativas solidarias surgidas en la capital del Bages.

Una vida dedicada a la cooperación y la solidaridad

Nacido en Manresa en 1931. Ingresó en la Compañía de Jesús en 1950, en el noviciado de Veruela, provincia de Zaragoza. Allí realizó los estudios de Letras durante tres años. Seguidamente estudió Humanidades y filosofía en el Seminario de San Cugat. Seguidamente marcha al Paraguay como misionero. En 1960 vuelve y realiza sus estudios de Teología en el Seminario de Granada. Es ordenado sacerdote en julio de 1963. Al cabo de un año vuelve a Paraguay para establecerse definitivamente allí, cumpliendo su vocación. Trabaja como profesor en el Colegio Cristo Rey de Asunción.

Con sus alumnos organizan actividades para llegar a los y las jóvenes de los barrios con más dificultades y aportar así mejores oportunidades. Años después es trasladado a Posadas, Misiones, donde imparte clases y colabora con la cárcel, también colabora con barrios pobres para salir de la miseria y proteger sus derechos. Como fue considerado peligroso por el régimen dejó la Compañía y comenzó de nuevo en Buenos Aires. En Argentina forma una familia y tiene dos hijas, trabaja en el diario Clarín como redactor y corrector. También acaba marchando para evitar posibles torturas y muerte.

Volver a empezar de nuevo, en Manresa, dedicándose a la docencia y retoma sus actividades solidarias. En 1988 forma parte del grupo que crean Justicia y Paz en Manresa. En 1995 asume el cargo de presidente, que ha mantenido hasta su muerte. En 1992 participó e impulsar la creación de la Coordinadora de solidaridad Manresa. Su papel comprometido y activo a la hora de crear puentes y trabajo conjunto entre diferentes movimientos, facilitó que la Coordinadora se transformara en Consejo Municipal de Solidaridad, primer órgano de participación sectorial creado en Manresa y uno de los 10 primeros consejos de solidaridad creados en Cataluña.

Figura clave en el movimiento de la Cooperación a nivel local. Su trayectoria refleja los principales momentos de la Cooperación: participa de todas las campañas que impulsan la denuncia de las diversas situaciones de injusticia, tanto a nivel representativo de la entidad Justicia y Paz, como a nivel personal. Toma parte de la camping de la Plaza España con motivo de la campaña estatal del 0,7%. En 1994 se implica a la denuncia del conflicto de Ruanda, y en 1996 ante el estallido de violencia hacia los refugiados hutus en los campos de refugiados del Zaire, forma parte de la Coordinadora de la Acción Solidaria con los refugiados ruandeses del Bages .

El 1999-2000, participa en la campaña: «Deuda externa, deuda eterna?» para su supresión, impulsada por Justicia y Paz, Cáritas, Manresa Unidas y la Unión de Religiosos. Forma parte del colectivo Bages Aturem la Guerra, a raíz de la invasión de Irak (2003), y participa en la campaña de la Objeción Fiscal, para decir NO a la financiación de armamento y de guerras con nuestros impuestos.

En el marco del grupo local de Justicia y Paz ha acercado a Manresa campañas importantes que promueven el comercio justo, el consumo consciente, el antimilitarismo, la economía crítica, entre muchas otras.

En el marco del Consejo, también ha tenido un papel impulsor y aglutinador, formando parte activa de las comisiones de trabajo, especialmente de la comisión permanente y de la comisión de cultura y paz y sensibilización ciudadana.

Aparte del ámbito de la cooperación, el Domingo tiene diferentes motivaciones e inquietudes sociales y culturales. Son muestra de la diversidad de intereses y militancias: la participación en grupos de diálogo interreligioso, las colaboraciones a Ampans, Òmnium Bages, Intermón entre otros. También ha sido colaborador del Banco de alimentos de Manresa y de la prisión de los Lledoners.

Toda su trayectoria sintetiza los valores de la solidaridad, siendo sus actitudes y acciones una muestra de la constancia del trabajo incansable para la paz, la justicia y la buena convivencia. Las personas más cercanas definen su actitud vital como «vocación genuina por la lucha por los derechos humanos, por la defensa de una vida digna y la libertad de pensamiento, siempre desde la coherencia vital que lo hacen una persona íntegra y ejemplo para muchos «.

documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

El Ayuntamiento inicia los trámites para conceder la medalla de la ciudad al Mérito de la Solidaridad a la activista Domingo Cucurella
Etiquetado en:                                                
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: