El Ayuntamiento de Manresa anuncia un conjunto de medidas para hacer frente a las problemáticas de seguridad, civismo y convivencia


Se crea una tabla que agrupa todos los grupos municipales y representantes vecinales, del comercio, de la jurisprudencia y de los cuerpos de seguridad; instalarán 12 cámaras en puntos conflictivos de la ciudad; se aumenta la presencia de policías en la calle; se reforzarán los programas sociales dirigidos a personas vulnerables, se hará una revisión de las licencias de las actividades económicas conflictivas y se reforzará la limpieza y la iluminación en los espacios donde se han detectado focos de conflictividad.

imagen

El alcalde de Manresa, Marc Aloy Guardia, y el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Joan Calmet Piqué, acompañados del jefe de la Policía Local de Manresa, Jordi Mora Soria, han comparecido este lunes en rueda de prensa para explicar el trabajo que está llevando a cabo el Ayuntamiento para frenar el crecimiento de la conflictividad en la ciudad y para anunciar nuevas medidas encaminadas a remediarlo. Aloy ha asegurado que la situación actual genera «mucha preocupación» y que «garantizar la seguridad en la ciudad es una prioridad absoluta».

El alcalde ha explicado que se trata de una problemática «muy compleja», que no es exclusiva de Manresa -una ciudad «históricamente tranquila», ha dicho- y que no tiene una solución sencilla ni rápida. En este sentido, ha detallado que hay que hacer frente de manera transversal, desde diferentes frentes (ámbito policial, social, legislativo, jurídico) y teniendo en cuenta todos los aspectos que explican la actual situación, como la crisis económica, agravada por la pandemia, y la crisis migratoria. A la vez, ha indicado que se trata «de un tema sensible, que puede derivar en un populismo que debemos rehuir».

Con la comparecencia de hoy, el alcalde ha querido lanzar un mensaje de «confianza» y ha indicado que se están vertiendo todos los esfuerzos a dar con la situación actual: «la seguridad debe ser un bien democrático, para todos. Porque sin seguridad no hay libertad «. Antes de cerrar su parlamento inicial, indicó que en las últimas semanas se han hecho reuniones con diferentes colectivos -como la federación de asociaciones de vecinos, la UBIC, diversas entidades, grupos de personas, escuelas o comunidades de propietarios – y que está en contacto permanente con los cuerpos de seguridad y con el Consejero de Interior. «Tenemos toda la información y la ciudadanía debe saber que estamos trabajando».

Cuatro tipologías de situaciones conflictivas

A continuación, el concejal de Seguridad Ciudadana, Joan Calmet Piqué, ha expuesto el diagnóstico de la situación actual y ha explicado que hay cuatro tipologías de acciones que generan inseguridad y problemas de incivismo y convivencia en la población. En primer lugar, ha hablado de los conflictos y luchas entre bandas relacionadas con el tráfico de drogas, que son los que han provocado tres apuñalamientos en el último mes, uno de ellos con resultado de muerte. Se trata, detalló, de un tipo de delincuencia que está en manos de los grupos de investigación de los Mossos y del cuerpo de Policía Nacional. En estos casos, la Policía Local puede jugar sólo un papel de apoyo.

En segundo lugar, ha expuesto los robos, hurtos y tirones, relacionados mayoritariamente «con jóvenes que están fuera del sistema, jóvenes que han sido expulsados ​​por el sistema, y ​​para los que no se han encontrado herramientas sociales para poder atenderlos». Ha detallado que «no son actos delictivos tan graves como los que causan las mafias de drogas, pero son actos que generan una alta sensación de inseguridad». Sobre esta problemática, el concejal ha pedido un cambio legislativo que aporte soluciones, sobre todo en los casos de hurtos reiterativos, ya que con la ley actual los detenidos suelen volver a estar en la calle con muy pocas horas, un hecho que también genera «impotencia» los cuerpos policiales. También pidió que la anunciada reforma de la ley de extranjería se lleve a cabo lo antes posible «porque permitiría a los jóvenes migrados poder tener papel y trabajar; y como Ayuntamiento los podríamos atender, ofrecer formación, hacerlos entrar en el circuito y devolverlos al sistema «.

En tercer lugar, Calmet ha expuesto las problemáticas de incivismo, que en estos momentos se encuentran concentradas sobre todo en el paseo de la República y en la plaza Santo Domingo. El concejal ha explicado que «no se trata de delincuencia, se trata de un incivismo extremo que tiene un alto grado de incidencia sobre la calidad de vida de la gente que vive en estas zonas, un incivismo vinculado a grandes consumos y dependencias de alcohol y drogas «. Así, ha asegurado que en este caso el problema se debe hacer frente desde el ámbito de la salud, de la acción social, del civismo y de la mediación. En cuarto y último lugar, el concejal de Seguridad Ciudadana ha hablado de las ocupaciones conflictivas, sobre las que se está trabajando con un grupo específico y multidisciplinar.

Batería de nuevas medidas

Una vez expuesta la diagnosis, el alcalde de Manresa ha enumerado las medidas que se pondrán en marcha. Ha comenzado recordando el aumento de 15 efectivos de Mossos en Manresa y de 4 agentes de Policía Local, que se sumarán a las seis plazas previstas para el próximo año (más información en este enlace). También ha explicado que se ha aumentado la presencia policial en las calles, intensificando también las acciones coordinadas que se llevan a cabo con el resto de cuerpos de seguridad.

El alcalde ha anunciado la creación de la Mesa por la Seguridad, el Civismo y la Convivencia, una nueva herramienta que debe permitir «compartir información y puntos de vista, y escuchar», ha dicho Aloy, que ha añadido: «los vecinos son los ojos de la ciudad «. La mesa estará integrada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Manresa, por la Unión de Comerciantes de Manresa, por la Cámara de Comercio, por el Colegio de Abogados, por todos los grupos municipales y por representantes de los cuerpos de seguridad. Hará su primera reunión la próxima semana.

Otra de las medidas que ha anunciado hoy es la instalación de 12 cámaras en la vía pública, que entrarán en funcionamiento entre este año y el próximo. Según explicó el alcalde, con dos objetivos. El primero es su efecto disuasorio. Y el segundo, la capacidad que tienen de nutrir de información complementaria (indumentarias, matrículas, etc.) todo el sistema policial, una información que se puede compartir también con los demás municipios de alrededor que también disponen de cámaras. Los dispositivos se instalarán en diversos puntos de la ciudad.

A continuación, Aloy también ha citado los proyectos del ámbito social. Ha recordado que en estos momentos ya funciona con éxito el programa Techo 360, que da apoyo social y habitacional a jóvenes en riesgo de calle (más información en este enlace), Y ha anunciado que se está estudiando un nuevo programa de acogida y apoyo social a personas en situación de marginalidad. Por último, expuso las tareas de refuerzo de la limpieza y de la iluminación «en aquellos espacios que son focos de conflictividad», explicó que dentro del gobierno se ha creado un grupo específico para trabajar los temas de seguridad y convivencia y detalló también que se está haciendo una revisión de las licencias de establecimientos «que trasladan conflictos del ámbito privado al espacio público».

Antes de cerrar la comparecencia, Aloy ha recordado que este viernes se hará una reunión específica sobre seguridad en el Ayuntamiento de Manresa con el Consejo de Interior, Joan Ignasi Elena, «que ya conoce la problemática y que viene a poner soluciones sobre la mesa «.

documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

El Ayuntamiento de Manresa anuncia un conjunto de medidas para hacer frente a las problemáticas de seguridad, civismo y convivencia
Etiquetado en:                                                
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: