El Ayuntamiento de Manresa anuncia que la calle Guimerà se transformará en una isla peatonal sin bus urbano


La decisión se ha presentado esta tarde en un acto público en la Sala Pequeña del Teatro Kursaal y se ha adoptado tras conocer los resultados del proceso participativo sobre los dos modelos alternativos que el consistorio presentó para transformar el principal eje comercial de la ciudad: el «Modelo A», manteniendo el camino del bus, y el «Modelo B», sin bus.

imagen

El Ayuntamiento de Manresa ha anunciado esta tarde que la transformación de la calle Guimerà en isla de peatones se hará finalmente descartando el camino del bus urbano por el principal eje comercial de la ciudad.

La decisión se ha adoptado tras conocer los resultados del proceso participativo sobre los dos modelos alternativos que el consistorio presentó para transformar el Guimerà -el «Modelo A», manteniendo el camino del bus; y el «Modelo B», sin bus- que se abrió el 15 de septiembre con varias sesiones informativas y una encuesta que se cerró quince días después.

La voluntad del gobierno municipal era recoger estas opiniones, incorporarlas al proceso de decisión, junto con otros elementos de carácter más técnico, para terminar de valorar la alternativa definitiva. El resultado ha sido la elección del «Modelo B».

Balance del proceso participativo

El detalles de los resultados del proceso participativo y de la elección final se han dado a conocer este mediodía a los representantes de los comerciantes y de los vecinos y vecinas de la calle Guimerà, y se presentaron el miércoles a los grupos municipales. Esta tarde también se han expuesto en una sesión informativa abierta al público, en la Sala Pequeña del Teatro Kursaal, con la presencia del alcalde de Manresa, Marc Aloy Guardia, y el concejal de Urbanismo y Movilidad, David Aaron López Martí .

Las sesiones de regreso continuarán la próxima semana con reuniones en los cuatro consejos de distrito.

El acto se ha iniciado con una explicación de los objetivos del proceso participativo: dar a conocer las dos propuestas en relación al papel del transporte público en el marco de la transformación de la calle Guimerà, y obtener información de las necesidades de la ciudadanía, las prioridades y opiniones en relación a toda la información recibida.

También se han presentado un balance de las diferentes fases del proceso, que ha contado con la asistencia de 169 personas a lesdiferents sesiones informativas convocadas y con un balance de 637 encuestas válidas recogidas, una vez depuradas las que no cumplían las condiciones para poder tener esta consideración.

De estas, 331 respondieron el cuestionario a través de la web Decidimos Manresa -la plataforma que agrupa a los procesos participativos que se impulsan desde el Ayuntamiento de Manresa, mientras que las 306 restantes se recogieron de manera presencial, a pie de calle -con encuestadores que se desplazaban por el área de influencia del vial- ya través también de diferentes comercios de la zona.

El perfil de las personas encuestadas

En cuanto al género de las personas encuestadas, un 55,7% son mujeres y un 44,1% de, hombres, y también ha participado una persona que se definió como no binaria.

Sobre las edades, el 44,4% se concentran en la franja de 36 a 55 años, seguida por el 20,7% de los mayores de 65 años, el 14,8% de los de 56 a 65, el 11,6% de los de 26 a 35 años, y el 8,5% de los de 16 a 25.

En cuanto a la relación que tienen con el Guimerà las personas que han respondido la encuesta, hay una amplia mayoría -prácticamente la mitad- que se definen como peatones (51,1%), seguidos por los usuarios y usuarias del bus ( 27,9%), comerciantes (9%), vecinos y vecinas (7,4%) y otros (4,6%). Para calcular estos datos, como se trataba de una pregunta con respuesta múltiple, se ha contabilizado cada encuestado por cada uno de los perfiles que seleccionó en el momento de responder la encuesta. A partir de aquí se ha podido cruzar estos perfiles con las diferentes respuestas a las preguntas planteadas.

Los resultados de la encuesta

Seguidamente, se han expuesto los resultados generales de las 18 preguntas planteadas en el cuestionario de la encuesta y de los que se pueden extraer las siguientes consideraciones:

En relación a cuestiones generales:

  • El 64,1% considera que la calle Guimerà necesita una transformación importante.
  • El 65,9% cree que en la ciudad necesita una isla peatonal libre de vehículos.
  • El 77,1% opina que es importante poder llegar o marcharse del centro comercial con bus urbano.
  • El 45,8% de rechaza que el bus urbano continúe pasando por Guimerà una vez convertido en zona peatonal.
  • El 46,6% encuentra negativo que las líneas del bus pasen por la calle Guimerà para que se consolide como un espacio comercial.

En cuanto al «Modelo A», que ha sido descartado:

  • El 40,2% de valoraba que la nueva parada en Guimerà a la altura de Cristo Rey del «Modelo A» afectaría positivamente sus desplazamientos al centro de la ciudad.
  • El 41,9% de también consideraba que esta misma parada afectaría positivamente sus hábitos de entrada al área comercial del centro de la ciudad positivamente.
  • Siguiendo con el «Modelo A», un 34,1% de manifestaba su preferencia por la actual parada en Guimerà y un 12,4% para la futura parada de Cristo Rey.

Sobre el «Modelo B», lo que ha sido elegido:

  • El 43,5% afirma que el previsible incremento de tiempo y del recorrido enel «Modelo B» no afectaría al uso que hace actualmente del bus urbano.
  • El 55,1% considera que las ubicaciones de las nuevas paradas son una buena alternativa a la parada actual del Guimerà.
  • El 52,3% cree que la ubicación de las nuevas no hará disminuir el uso del bus urbano.
  • El 68,8% encuentra positivo la ubicación de una parada en Muralla / Can Jorba para aproximar el bus en el Centro Histórico.
  • El 43,2% considera que el «Modelo B» puede afectar positivamente sus hábitos de entrada al área comercial del centro de la ciudad.
  • El 30,6% se muestra pasivo por la afectación que los cambios de sentido que implica este modelo pueden tener sobre la movilidad.

Conclusiones:

  • El 52,3% está nada (41,3%) o poco (11%) de acuerdo con el hecho de mantener la situación actual de la calle Guimerà. El 37,1% está de acuerdo (6,8%) o muy de acuerdo (30,3%).
  • El 48,8% está nada (37,2%) o poco de acuerdo (11,6%) con el «Modelo A», que propone convertir el Guimerà en isla de peatones con camino del autobús urbano. El 41,6% está de acuerdo (8,9%) o muy de acuerdo (32,7%).
  • El 47,9% está de acuerdo (4,6%) o muy de acuerdo (43,3%) con «Modelo B», con un Guimerà con zona peatonal sin el camino del autobús urbano. El 44,1% está nada (34,5%) o poco de acuerdo (9,6%).

Los objetivos del proyecto

En la misma sesión, se ha puesto de manifiesto que la decisión finalmente adoptada por el Ayuntamiento de Manresa, favorable al «Modelo B», permite alcanzar los cuatro objetivos que se plantean a la hora de elaborar el proyecto que debe convertir la calle Guimerà en una isla peatonal y que son:

a) Establecer un espacio con prioridad peatonal con entrada restringido y regulado al vehículo privado dentro del horario establecido.

b) Fomentar la movilidad sostenible y los itinerarios a pie, pacificar el tráfico, reducir los ruidos y mejorar el transporte público para lograr una movilidad más sostenible -a pie, en bicicleta, con Vehículo de Movilidad Personal (VMP) o en transporte público- y reducir el uso del vehículo privado, rebajando así la contaminación en el centro de la ciudad y las emisiones de gases de efecto invernadero.

c) Hacer compatible con la competitividad y eficacia del transporte público en esta área central de la ciudad, con prioridad para los nuevos buses urbanos eléctricos que se incorporarán a la flota.

d) Reforzar el papel del área central de la ciudad como lugar de paseo, de ocio, de compras y como espacio de referencia cultural con los equipamientos del Kursaal y del Centro Cultural el Casino.

El «Modelo B», al detalle

El «Modelo B» El (véase una imagen virtual orientativa), que es el que será desarrollado finalmente, contempla algunas actuaciones que también estaban previstas en el «Modelo A» como el inicio de la restricción de entrada de vehículos no autorizados al Guimerà en la confluencia del Paseo Pere III con la calle Canyelles o la reforma total de los dos tramos actuales de la calle.

Pero es, sin duda, es lo que implica unos cambios más profundos en relación a la situación actual porque elimina el camino del bus por Guimerà y cambia totalmente el recorrido de las tres líneas que actualmente pasan por Guimerà (L1, L2 y L3) a partir de la plaza España. En el nuevo modelo, el bus bajará por el tramo de la derecha del Paseo Pere III, girará primero en Cristo Rey hacia Guimerà hasta la calle del Bruc y allí hacia la izquierda hasta llegar a Saclosa, que invertirá el sentido de circulación, hasta la calle Pompeu Fabra, que también cambiará de sentido, hasta la carretera de Cardona. En este modelo se prevé instalar una parada a la altura de Cristo Rey y también a Pompeu Fabra (Véase plano itinerario bus de este modelo).

Al terminar la sesión de esta tarde, el gobierno municipal ha anunciado que los trabajos técnicos para comenzar a elaborar el proyecto definitivo, que también se hará de forma participada, se iniciarán los próximos días. La redacción definitiva y la tramitación administrativa se harán a lo largo del 2022 y en 2023 ya se podría contratar y ejecutar la obra.

Puede consultar la presentación detallada de los resultados del proceso participativo sobre la transformación del Guimerà.

documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

El Ayuntamiento de Manresa anuncia que la calle Guimerà se transformará en una isla peatonal sin bus urbano
Etiquetado en:                                            
A %d blogueros les gusta esto: