de la explotación y el impacto en la salud en el certificado de sostenibilidad


De dónde vienen los minerales que llevan nuestros móviles? las industrias extractivas vulneran los derechos humano? las multinacionales pueden trazar el suministro de estos materiales? Y los compradores públicos pueden exigir a las grandes empresas unos criterios de sostenibilidad? El debate sobre la minería y los aparatos electrónicos ha abierto la primera Jornada del Congreso Social Móvil 2021 organizada por Sello.

Contaminación de sustancias tóxicas

1.621 personas en la provincia de Espinar, en el Perú, tienen registros con presencia de más de un mineral tóxico al organismo tales como el arsénico, el cadmio, el mercurio o el plomo. Karem Luque, de Derechos Humanos Sin Fronteras (DHSF), Asegura que aunque no hay registros oficiales, hay «datos de un aumento de las malformaciones congénitas, abortos no ordinarios y niños con problemas de hierro por exceso de plomo«. El Esta del Perú tiene» una gran deficiencia para reconocer quién está ocasionando estos problemas en las personas «, añade.

junto con Helio Cruz, De la misma organización, han denunciado la situación en la provincia que convive con la compañía de extracción minera Antapaccay desde hace más de 40 años. Los minerales que extraen utilizan para fabricar aparatos electrónicos, aunque la Unión Europea les ha restringido en algunos aparatos.

piden transparencia en la empresa y más control a las empresas ya la comunidad internacional para saber de dónde vienen estos minerales y exigir que se respeten los derechos humanos: «Llegaron y dijeron que tendrían desarrollo, mejores condiciones econiques, de educación y de salud. No les han dicho la verdad sobre los esfectes que tendría».

represión policial

La situación se ha visto agravada por la pandemia que ha generado una crisis económica y que desembocó el año pasado en movilizaciones fuertemente reprimidas por la policía. Cruz ha denunciado casos de tortura y muertes, y ha pedido la absolución por las personas manifestantes procesadas y que se investiguen los casos de brutalidad policial en connivencia con la empresa privada, que «hace pagos a la policía para que los haga de seguridad privada».

Esta vulneración de los derechos afecta principalmente las comunidades indígenas originarias ya que estas empresas suelen asentarse en zonas rurales. «No se puede hablar de desarrollo cuando hay zonas de sacrificio», Cierra Luque.

Por otra parte, ha participado en el debate Emmanuel Umpula, D’Vigilancia de los recursos africanos, Que ha explicado la situación de precariedad que ha vivido el sector en el Congo agravada por la pandemia. La crisis cerró la industria y los puestos de trabajo que dependen, y se reanudó con un aumento de la producción que ha reducido los sueldos de las personas trabajadoras. «El Estado no hace nada para ayudar a las personas que han perdido sus puestos de trabajo. Sólo apoya a la empresa», añadió.

certificado responsable

Para evitar estas vulneraciones, IRMA ofrece certificados responsables de minería a las empresas desde la iniciativa privada. Con sede en los Estados Unidos, una de las representantes, Rebecca Burton, explica que tienen que pasar unos 400 requisitos de 26 temas diferentes como responsabilidad social o ambiental para obtenerlo. Ya suman 30 empresas de extracción que, explica, suelen recibir presión las empresas compradoras de este materiales y que quieren saber más de la cadena de suministro. «Quieren poder responder al activismo. Su voz es importante», les dices a Luque y Cruz.

compradores públicos

La responsabilidad social también ha llegado a las instituciones. De hecho, Barcelona es jefe en la compra de electrónica responsable, explicó Peter Pawliki, D’Reloj electrónico, Una plataforma para que el sector público trabaje conjuntamente para proteger los derechos de las personas trabajadoras en las cadenas de suministro de productos electrónicos.

Del mismo modo funciona RBA, Una alianza sin ánimo de lucro que trabaja para mejorar las condiciones laborales, medioambientales y éticas del sector.

Los compradores públicos deben reclamar más transparencia a las empresas y decidir si invierten o no, comenta Pawlik, que confía en que «la cooperación puede llevar el cambio«Y que» el conocimiento es el poder de la compra pública organizada «.

Otra iniciativa que denuncia el impacto de la minería es Catapa, Con sede en Bélgica. Silke Ronse explicó su investigación en Bolivia con cooperativas de minería. En el informe subrayan la inseguridad económica debido a unos ingresos muy dependientes de los precios del mercado y la inseguridad física por riesgos laborales y por contaminación medioambiental: «Los accidentes son frecuentes y mortales».

El objetivo es trazar estos materiales desde que las trabajadoras de la mina los extraen hasta que llegan a Bélgica en grandes barcos de mercancías para el comercio internacional. El informe concluye que el material polimetálicos que extraen estas cooperativas contiene indi, Un mineral muy comercializado que se utiliza para fabricar pantallas de última tecnología, y que las cooperativas no están cobrando.

Ante este estudio, Pawlik vuelve a tomar la palabra: «Si ella puede trazar la cadena de suministro por qué no lo pueden hacer Dell o HP?»



Publicación original

de la explotación y el impacto en la salud en el certificado de sostenibilidad
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: