INTRODUCCIÓN Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se están implementando en la mayoría de las áreas, incluida la salud. Mejoran la salud de los pacientes y aumentan la educación sanitaria. Desde el inicio de la pandemia por la Covid-19, el uso de las TIC ha ganado importancia. El primer objetivo es conocer el uso y nivel de confianza en las TIC entre las pacientes de ginecología del hospital, según variables sociales. El segundo objetivo es evaluar los efectos de una herramienta TIC en una consulta de suelo pélvico, en términos de satisfacción, eficiencia y nivel de conocimiento sobre patología del suelo pélvico. METODOLOGÍA Estudio A: estudio descriptivo transversal sobre el uso de las TIC. Se diseñó una encuesta en papel dirigida a las pacientes de Urgencias, Consultas ginecológicas y Gabinete de Urodinamia, fijando un tamaño muestral de 400 encuestas. Se realizó un análisis descriptivo de todos los ítems. Estudio B: estudio de intervención prospectivo que analiza el uso de un cuestionario online antes de su primera visita. Las pacientes del grupo de intervención cumplimentaron un cuestionario online y recibieron links informativos básicos sobre patología de suelo pélvico antes de la primera visita. Las pacientes del grupo de no intervención asistieron a la primera visita sin el proceso previo online. El cuestionario online se diseñó en la web de nuestro hospital con el soporte del Departamento de Sistemas. Se diseñó una encuesta en papel sobre la satisfacción y el conocimiento del suelo pélvico que fue completada por cada paciente después de la primera visita. Se realizó un análisis univariante, bivariante y multivariante centrándose en las diferencias entre tiempo de visita, satisfacción y conocimiento. RESULTADOS En referencia al uso de las TIC, la edad media fue de 54 (SD 12,64) años. El 39,2% tenía estudios primarios mientras que el 22,2% secundarios. Aproximadamente el 52,6% utilizaba Internet a diario, mientras que el 25,3% nunca. El 43,6% lo utilizaban para mejorar su salud, básicamente para buscar información sanitaria o reservar citas electrónicas. Por lo general, el nivel de confianza que tenían en la información sanitaria de Internet era bajo. El 66,3% consideraría positivo que su médico les proporcionara información útil sobre salud vía Internet, pero el 83,8% de sus médicos no lo hacía. En el segundo estudio, se reclutaron 52 pacientes en cada grupo. La edad media en el grupo de intervención fue de 60 (desviación estándar -DE- 12,5) y 64,5 (DE 9,0) años en el grupo de no-intervención. El tiempo medio total medido en la consulta no tuvo diferencia estadísticamente significativa [(19,36 (DE 4,96) i 21,19 (DE 4,62) minuts, respectivament]). La satisfacción y el tiempo medio percibido en consulta fueron similares. En términos de conocimiento, el grupo de intervención obtuvo mejores resultados en relación a la definición de prolapso de órganos y de incontinencia urinaria y en la clasificación de la misma (valores p de 0,04; 0,012; 0,008 respectivamente). Estas diferencias se mantuvieron en el análisis multivariante ajustado por edad, nivel de estudios y tiempo medido en la consulta. Hubo más pacientes iniciando una terapia conservadora primaria en el grupo de intervención, con una diferencia estadísticamente significativa. CONCLUSIONES El uso de un cuestionario online redujo el tiempo de anamnesis, mientras que el tiempo para la exploración física, el asesoramiento y la discusión sobre el tratamiento aumentaba. La satisfacción no cambió después del proceso online. Sin embargo, tras la primera visita, las pacientes tenían ideas más claras sobre el prolapso de órganos pélvicos y la definición de incontinencia urinaria, así como la clasificación de la misma. Es importante tener en cuenta el uso de las TIC e introducirlas en la consulta médica.

INTRODUCCIÓN

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se están implementando en la mayoría de las áreas, incluida la salud. Mejoran la salud de los pacientes y aumentan la educación sanitaria. Desde el inicio de la pandemia por Covid-19, el uso de las TIC ha ganado importancia.

El primer objetivo es conocer el uso y el nivel de confianza en las TIC entre las pacientes de ginecología del hospital, según variables sociales. El segundo objetivo es evaluar los efectos de una herramienta TIC en una consulta de suelo pélvico, en términos de satisfacción, eficiencia y nivel de conocimiento sobre patología de suelo pélvico.

METODOLOGÍA

Estudio A: estudio descriptivo transversal sobre el uso de las TIC. Se diseñó una encuesta en papel dirigida a las pacientes de Urgencias, Consultas ginecológicas y Gabinete de Urodinamia, fijando un tamaño muestral de 400 encuestas. Se realizó un análisis descriptivo de todos los ítems.

Estudio B: estudio de intervención prospectivo que analiza el uso de un cuestionario online antes de la primera visita. Las pacientes del grupo de intervención rellenaron un cuestionario online y recibieron links informativos básicos sobre patología de suelo pélvico antes de la primera visita. Las pacientes del grupo de no-intervención asistieron a la primera visita sin el procedimiento previo online.

El cuestionario online se diseñó en la web de nuestro hospital con el soporte del Departamento de Sistemas. Se diseñó una encuesta en papel sobre la satisfacción y el conocimiento de suelo pélvico que fue completada por cada paciente después de la primera visita. Se realizó un análisis univariante, bivariante i multivariante centrándose en las diferencias entre tiempo de visita, satisfacción y conocimiento.

RESULTADOS

Acerca del uso de las TIC, la edad media fue de 54 (SD 12,64) años. El 39,2% tenía estudios primarios, mientras que el 22,2% secundarios. Aproximadamente el 52,6% utilizaba Internet a diario, mientras que el 25,3% nunca. El 43,6% lo utilizaban para mejorar su salud, básicamente para buscar información sanitaria o para reservar citas electrónicas. En general, el nivel de confianza que tenían en la información sanitaria de Internet era bajo. El 66,3% considerarían positivo que su médico les proporcionara información útil sobre salud vía Internet, pero el 83,8% de los respectivos médicos no lo hacía.

En el segundo estudio, se reclutaron 52 pacientes en cada grupo. La edad media en el grupo de intervención fue de 60 (desviación estándar -DE- 12,5) y 64,5 (DE 9,0) años en el grupo de no-intervención. El tiempo medio total medido dentro la consulta no tuvo diferencia estadísticamente significativa [(19,36 (DE 4,96) y 21,19 (DE 4,62) minutos, respectivamente]). La satisfacción y el tiempo medio percibido en la consulta fueron similares. En términos de conocimiento, el grupo de intervención obtuvo mejores resultados en relación con la definición de prolapso de órganos pélvicos, de incontinencia urinària y en la clasificación de esta (valores p de 0,04; 0,012; 0,008 respectivamente). Estas diferencias se mantuvieron en el análisis multivariante ajustado por edad, nivel de estudios y tiempo medido dentro la consulta. Hubo más pacientes iniciando una terapia conservadora primaria en el grupo de intervención, con una diferencia estadísticamente significativa.

CONCLUSIONES

El uso de un cuestionario online redujo el tiempo de anamnesis, mientras que el tiempo para la exploración, el asesoramiento y la discusión sobre el tratamiento aumentaba. La satisfacción no cambió después del proceso online. Sin embargo, después de la primera visita, las pacientes tenían ideas más claras sobre el prolapso de órganos pélvicos y la definición de incontinencia urinaria, así como la clasificación de esta. Es importante tener en cuenta el uso de las TIC e introducirlas en la consulta médica.

INTRODUCCIÓN Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se están implantando en la mayoría de los ámbitos, incluido el sanitario. Mejoran la salud de los pacientes y aumentan la educación sanitaria. Desde el brote de la pandemia de Covid-19, el uso de las TIC ha cobrado importancia. En primer lugar, pretendemos evaluar datos sobre el uso y nivel de confianza en las TIC entre los pacientes de Ginecología del hospital, según variables sociales. En segundo lugar, pretendemos evaluar los efectos de una herramienta TIC en una consulta de suelo pélvico, en cuanto a la satisfacción, la eficacia y el nivel de conocimiento sobre las enfermedades básicas del suelo pélvico. METODOLOGÍA Estudio A: estudio descriptivo transversal sobre el uso de las TIC. Se diseñó una encuesta en papel que se ofrece a los pacientes que acuden a Urgencias, Consulta Ginecológica y Consultorio de Urodinámica. Se fijó un tamaño de muestra de 400 encuestas y se realizó un análisis descriptivo de todos los ítems. Estudio B: estudio prospectivo de intervención que analiza el uso de un cuestionario online antes de la primera cita. Los pacientes en el grupo de intervención completaron un cuestionario basado en la web (WBQ) y recibieron enlaces de información básica sobre el suelo pélvico antes de la primera cita. Los pacientes del grupo de no intervención asistieron a la primera cita regular sin el proceso en línea. El WBQ se diseñó con la ayuda del departamento de TI del hospital y luego se implementó en el sitio web del hospital. Una encuesta en papel sobre satisfacción y conocimiento del suelo pélvico fue diseñada y completada por cada paciente después de la primera cita. Se realizó un análisis univariante, bivariante y multivariante centrándose en las diferencias entre tiempos de visita, satisfacción y conocimiento. RESULTADOS Relacionado al uso de las TIC, la edad promedio fue de 54 (DE 12,64) años. El 39,2 % tenía estudios de Primaria mientras que el 22,2 % tenía estudios de Secundaria. Cerca del 52,6% usaba Internet a diario mientras que el 25,3% nunca lo usaba. El 43,6 % de ellos lo utiliza para mejorar su salud, básicamente para buscar información de salud o para reservar citas electrónicas. En general, el nivel de confianza que tenían los pacientes sobre la información de salud en Internet era bajo. El 66,3% consideraría positivo que su médico le diera información útil sobre salud en Internet pero el 83,8% de sus médicos no lo hizo. En el segundo estudio, se reclutaron 52 pacientes en cada grupo. La edad media en el grupo de intervención fue de 60 (desviación estándar -DE- 12,5) y de 64,5 (DE 9,0) años en el grupo de no intervención. El tiempo medio total medido dentro de la sala de consulta no tuvo diferencia estadísticamente significativa [(19.36 (SD 4.96) and 21.19 (SD 4.62) minutes, respectively]. La satisfacción y el tiempo medio percibido en la consulta fue similar. Al comparar los resultados en términos de conocimiento, el grupo intervención obtuvo mejores resultados en relación con el prolapso de órganos, la definición de incontinencia urinaria y su clasificación (valores de p de 0,04; 0,012; 0,008 respectivamente). Estas diferencias entre ítems de conocimiento se mantuvieron estadísticamente significativas en el análisis multivariado ajustado por edad, nivel de estudios y tiempo medido dentro de la consulta. Hubo más pacientes que iniciaron una terapia conservadora primaria en el grupo de intervención, con una diferencia estadísticamente significativa. CONCLUSIONES El uso de un WBQ redujo el tiempo de anamnesis, mientras que aumentó el tiempo para el examen físico, el asesoramiento y la discusión del tratamiento. La satisfacción no cambió después del proceso en línea. Sin embargo, los pacientes tenían ideas más claras sobre el prolapso de órganos pélvicos y la definición de incontinencia urinaria, así como su clasificación, después de la primera consulta. Es importante considerar el uso de las TIC e introducirlas en la consulta médica.



Publicación original

Aplicabilidad de las Tecnologías de la Información y Comunicación en una consulta de suelo pélvico de un hospital secundario
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: