Las consideraciones técnicas y éticas, clave en el uso de la inteligencia artificial en la salud pública, una de las principales conclusiones de las jornadas TIC Salud Social


El uso de la inteligencia artificial (IA) en el ámbito de la salud pública debe guiarse por consideraciones técnicas y éticas y debería tener en cuenta ocho principios: debe estar centrada en las personas, debe estar fundamentada en la ética, debe ser transparente, debe asegurar la protección de datos, debe garantizar la integridad científica, debe ser abierta y compartida, debe ser no discriminatoria y debe ser una tecnología controlada por humanos . Ésta fue la idea principal que puso sobre la mesa Joan Carles March, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y uno de los ponentes que ha participado en las sesiones online de las XI Jornadas I+D+i TIC Salud Social que terminaron ayer por la tarde.

Este año las Jornadas, que han sido seguidas por unas 300 personas, se han dedicado al nuevo paradigma en atención a la persona que supone la inteligencia artificial. En este sentido, Albert Sabater, Serra Húnter Associate Profesor y director del Observatorio de Ética en Inteligencia Artificial (oeiac.cat) subrayó que “el uso de sistemas de inteligencia artificial debe ser entendido como una herramienta para ayudar al personal médico o de la salud, pero no tanto para sustituir a nadie”. Según expuso en su intervención, “tenemos muchos datos que pueden ser muy ricos e interesantes, pero que pueden ser muy dispares. Por eso las actuaciones de evaluación interna y externa son fundamentales, debemos pedir rendición de cuentas, transparencia y responsabilidad”.

Karina Gibert, Intelligent Data Science and Artificial Intelligence Researcher, también destacó la importancia de la inteligencia artificial en el campo médico. «La mitad de los avances en genética y de las enfermedades que se están curando ahora no podrían curarse si no hubiera sido por la irrupción agresiva de la inteligencia artificial dentro de estos ámbitos de investigación». Sin embargo, Gibert apuntó que todavía hay un amplio campo por correr: “Visualizo la inteligencia artificial como una tecnología que tiene un potencial enorme para ayudarnos a entender las realidades complejas como nunca hasta ahora hemos tenido”.

En el nuevo escenario que presenta la inteligencia artificial, el papel del ciudadano es fundamental. Así lo defendió Eduard Fosch, asistente profesor en Universiteit Leiden: “Creo que es muy importante que tengamos una Carta de Derechos y Deberes en los que haya involucradas diferentes partes de la población. Es necesaria más claridad en los roles y responsabilidades de las empresas, de los hospitales y centros asistenciales pero también de los propios ciudadanos”. Es primordial, según Eleonora Harwich, Head of Collaborations, NHS AI Lab at NHSX, arrimar a los pacientes los conocimientos tecnológicos. “Es muy difícil introducir a los pacientes en la inteligencia artificial, pero aunque son conversaciones muy técnicas son completamente esenciales”.

Experiencias aplicadas de inteligencia artificial

En la sesión de este miércoles, Xavier Ferràs, Associate Profesor, Operations Management, Innovation and Data Sciences en ESADE dio camino a la presentación de cuatro cápsulas de experiencias aplicadas de inteligencia artificial. Como introducción, Ferràs hizo énfasis en la importancia que hoy tiene la inteligencia artificial en la sociedad. “En el mercado de trabajo actualmente existe una guerra abierta de talento para profesionales de IA. Ahora se buscan analistas de datos que sepan programar sistemas de IA capaces de realizar las mejores predicciones posibles”.

Carolina Garcia-Vidal, especialista senior de Enfermedades Infecciosas, doctora en Medicina y profesora de la UB, expuso la experiencia que han tenido en este hospital para mejorar la toma de decisiones en tiempo real: “Cuando hablamos de medicina personalizada queremos decir que debemos encontrar unos patrones precisos; para hacer esto obligatoriamente necesitamos muchos datos”. En el ámbito de la atención primaria, la Dra. Anna Escalé, médico de familia del EAP Navàs-Balsareny. SAP Bages-Berguedà-Solsonès, presentó un estudio piloto en la Cataluña Central sobre el uso de la inteligencia artificial como herramienta de soporte y diagnóstico para las lesiones cutáneas. El punto de vista más teórico lo aportó Carles Ramió, profesor de Ciencia Política en la UPF, quien aseguró que la IA tiene muchos retos y ventajas, pero “sin embargo hay que tener presente que la IA es sólo un instrumento para responder a las preguntas que nos hagamos; no podemos olvidar que formular preguntas corresponde a la inteligencia humana”.

Clausura con estrategias para adoptar la IA

Las XI Jornadas I+D+i TIC Salud Social se cerraron ayer por la tarde con una sesión dedicada a estrategias para adoptar la inteligencia artificial. Participaron Josuè Sallent, director de la Cátedra TIC Salud Social y de la Fundación TIC Salud Social, quien dijo que “en Cataluña tenemos cuatro retos principales en inteligencia artificial: mejorar la gestión de los datos, ya que la legislación actual no sirve para investigar, la velocidad de validación y certificación, una mayor presencia de los comités de ética porque falta experiencia en ciertos ámbitos, y un modelo de pago de actos médicos que no favorece la innovación”.

En su intervención, Salvador Pedraza, especialista en Radiología, afirmó que aunque nuestro sistema sanitario es excelente “deberíamos crear, por ejemplo, un biobanco de imágenes médicas donde poder trabajar y testear algoritmos; creo que la clave es el SIMDCAT”. Por su parte, Juliana Ribera, Chief Operative Officer Amalfi Analytics, opinó que “hay que bajar el nivel de intoxicación que existe en torno al mal uso que se puede llegar a hacer con la IA. Creo que se ha creado un entorno artificialmente confuso y creando dudas y miedos que no deberían existir en buena parte de aplicaciones de IA”. Haciendo un símil con el Cubo de Rubik, Pau Rodríguez (CEO Methinks.ai) dijo que el reto prioritario es hallar una cuestión que tiene distintas caras: reguladora, pago, clínica… “Al final debes componerlo de tal forma que resuelves el Cubo pudiendo explicar al inversor la sostenibilidad del proyecto”. David Reifs, Chief Technology Innovation Officer en Seidor, hizo hincapié en que hay muchas barreras en la implementación de la IA: «Debemos saber que para implementar soluciones debemos pasar por los comités reguladores, en la Unión Europea ya se encuentra reglamentado».



Publicación original

Las consideraciones técnicas y éticas, clave en el uso de la inteligencia artificial en la salud pública, una de las principales conclusiones de las jornadas TIC Salud Social
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: