El nuevo contrato de jardinería, con criterios a favor de la biodiversidad, ya está dando sus frutos en el Parque del Cardener


Es la primera primavera que el Ayuntamiento de Manresa aplica una nueva línea de actuaciones medioambientales estratégica y, aunque se encuentra en fase de prueba, el cambio ya es visible.

Algunas de las acciones que se han llevado a cabo han consistido en siegas selectivas, con intensidades diversas y una especialización de los espacios, y la acumulación de ramas muertas en lugares concretos para favorecer la biodiversidad de la zona.

imagen

Los nuevos criterios de mantenimiento que el Ayuntamiento de Manresa está aplicando en la zona del Puente Nuevo ya están dando sus frutos. Es la primera vez que el consistorio sigue una estrategia de actuaciones a favor de la biodiversidad y, aunque todavía se encuentran en fase de pruebas, el cambio ya es bastante visible.

La diferencia más visible es que se han llevado a cabo siegas de mantenimiento selectivas o diferenciadas. Es decir, no se han segado todos los espacios con la misma frecuencia ni de la misma manera, sino que se ha hecho en función de los usos y las necesidades y conservar espacios para usos ciudadanos y espacios con herbazales más naturalizados. Así, en los arcenes de caminos y senderos se ha segado una franja con una frecuencia más alta, ofreciendo un camino más apacible a los visitantes, al igual que varias explanadas se siegan con regularidad para facilitar su uso ciudadano. Por el contrario, otras zonas no se han segado y ha permitido que la vegetación y la fauna se desarrollen con naturalidad.

Por ejemplo, hasta el año pasado, durante el verano, la zona del Puente Nuevo no tenía plantas altas, ni flores ni espigas. Este año, se puede observar que en las parcelas no segadas se conservan varias flores, que sirven de alimento a mariposas y otros insectos, así como una gran cantidad de espigas, que alimentan a una gran variedad de pájaros.

En algunas de las zonas donde no se ha segado, se puede apreciar el crecimiento de decenas de álamos y fresnos. Se prevé que, en algunos tramos, el bosque de ribera pase, con pocos años, de cinco metros de anchura a veinte, multiplicando sus beneficios ambientales.

Otra actuación ha consistido en no retirar ramas secas que habían sido podadas y amontonarlas en lugares concretos para favorecer la biodiversidad. Muchas especies de insectos se alimentan de madera muerta y otros animales encuentran un lugar donde refugiarse.

Paralelamente, este invierno, se llevó a cabo un plantón de varios árboles y arbustos de ribera en una de las dos bancales que hay justo sobre el Puente Nuevo. Esto ha permitido la recuperación de especies que hacía décadas que eran existentes en esta zona y que, de forma natural, su regreso habría sido muy complicado y lento.

Este conjunto de actuaciones manifiestan la voluntad del Ayuntamiento de Manresa de poner la biodiversidad en el centro de las políticas públicas locales e intentar revertir el descenso generalizado en el ámbito catalán de muchas especies asociadas a los ambientes fluviales.

documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

El nuevo contrato de jardinería, con criterios a favor de la biodiversidad, ya está dando sus frutos en el Parque del Cardener
Etiquetado en:                                                    
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: