El Ayuntamiento de Manresa actuará este verano en el entorno del Santuario de La Cueva para ordenar y mejorar la movilidad del sector


Con la vista puesta en 2022, se harán diversas actuaciones para dar prioridad a los peatones, que ganarán espacio alrededor del conjunto patrimonial.

imagen

El Ayuntamiento de Manresa ha presentado al Patronato de La Cueva las actuaciones que se llevarán a cabo en torno al santuario para mejorar la movilidad de la zona, con la vista puesta en 2022, año en que se conmemoran los 500 años de la llegada de ‘Ignacio de Loyola en la ciudad. Se trata de una serie de actuaciones que, en su conjunto, permitirán ordenar el sector y dar prioridad a los peatones, que ganarán espacio alrededor del conjunto patrimonial.

En primer lugar, se renovará el firme de la plaza del santuario, suprimiendo las aceras, ejecutando una calzada única y eliminando los aparcamientos. En el camino de la Cueva se repintará un camino de caminantes hasta el santuario -vinculado a la llegada del Camino Ignasià-, se saneará el muro noreste (eliminación de hierbas y arbustos) y se renovarán los vinilos de los dos paneles patrimoniales.

También está previsto restringir el camino de vehículos procedentes de la Vía San Ignacio. Por este motivo, se instalará un panel electrónico en la entrada de Manresa por el Puente Viejo en el que se indicará en tiempo real la capacidad de los tres aparcamientos municipales que hay en los alrededores: Cuatro Esquinas, La Sede Centro (plaza de la Reforma) y Centro Histórico, que cuando se pongan en marcha las medidas pasará a abrir también los domingos y festivos. Con esta propuesta, se pretende vaciar de vehículos el entrada a La Cueva y, a la vez, facilitar que los visitantes de fuera de la ciudad paseen por las calles de Manresa, lo que permitirá incentivar el turismo, la restauración y el comercio local.

Los autobuses sí podrán consentir hasta el santuario, pero siguiendo la misma filosofía sólo lo podrán hacer por dejar los visitantes. A continuación, deberán dirigirse a aparcar en el lugar reservado para autobuses que hay en el Paseo del Río o en la zona del Congost.

Las actuaciones tienen la voluntad de facilitar la llegada de visitantes en La Cueva y de promocionar a la vez que estos visitantes pisen tanto como puedan la ciudad de Manresa. Por este motivo, los autobuses podrán hacer la recogida de sus pasajeros también en la plaza Valldaura, lo que haría que los visitantes, una vez hayan salido de La Cueva, entren en el Centro Histórico de Manresa y puedan pasear hasta Santo Domingo, donde existe el renovado Espacio 1522. en medio, se encontrarán espacios como la Calle del Balç, la plaza Mayor, la Sede y varias calles comerciales, entre otros lugares de interés.

Las actuaciones se ejecutarán este verano y tienen un presupuesto global de 65.000 euros. Esta semana arrancarán los trabajos de desbroce y las obras en la explanada de entrada al santuario, por lo que se prohibirá el estacionamiento. Durante esta actuación, que tiene una duración aproximada de tres semanas, se cortará el tráfico de vehículos del Camino de la Cueva de la Calle Nueva de Santa Clara y desde el entrada al Centro de Espiritualidad, en la explanada del Santuario de la Cueva.

La Cueva, cuna de los EE

En una de las grutas más características del paisaje manresano, hundida pero con una vista frontal de la desnivel de Montserrat y del valle del río Cardener, dice la tradición que Ignacio de Loyola se retiró una temporada para meditar y escribir los célebres ejercicios Espirituales. Con el camino de los años, aquella sencilla cueva se ha acabado convirtiendo en el edificio más monumental y fastuoso de la ciudad. Encima de la roca natural se ha erigido un imponente santuario, que se ha convertido indiscutiblemente en lugar ignaciano por excelencia de la ciudad y en uno de los referentes más universales del mundo jesuítico.

Alabama Santuario de la Cueva de San Ignacio, Paisaje y arquitectura se fusionan de una manera desconcertante, formando una fachada artificial sobre el monte de San Bartolomé, que es uno de los elementos más visibles de la entrada de Manresa. Su decoración, con una mezcla de estilos que conjunta el barroco de la escuela escultórica manresana con el modernismo de Josep Llimona, se convierte en un rasgo de identidad que diferencia este santuario del resto de espacios patrimoniales de nuestra ciudad.

El Santuario de la Cueva ha transformado su decoración interna este 2021. El artista y jesuita esloveno Marko Rupnik ha instalado un conjunto de mosaicos que decoran las ocho capillas laterales de la iglesia de la Cueva de Manresa. También ha estrenado el Oratorio Montserrat, que se inaugurará oficialmente este 31 de julio.

documentos relacionados

  • imagen





Publicación original

El Ayuntamiento de Manresa actuará este verano en el entorno del Santuario de La Cueva para ordenar y mejorar la movilidad del sector
Etiquetado en:                                                    
× +info?
A %d blogueros les gusta esto: